•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Medias Rojas se han armado para arrasar con todo, como aquel ejército del cartaginés Aníbal atravesando los Pirineos y los Alpes. Aunque solo realizaron una arremetida ofensiva en el cierre del quinto edificando su primer triunfo de la campaña por 5-3 sobre los Piratas, aprovecharon para mostrar su fantástico “combo”: el abridor Rick Porcello, quien pretende volver a ganar el Cy Young de la Liga Americana, trabajó seis entradas y un tercio sin apuros permitiendo tres carreras después de seis ceros; el aspirante a Novato del Año, Andrew Benintendi, bateador zurdo de 22 años, se voló la cerca con dos a bordo; el relevista Craig Kimbrel, que busca regresar a la esfera de los 50 rescates, cifra que ha alcanzado tres veces, firmó su primer salvamento y Mookie Betts, de 24 años, quien espera superar a Mike Trout y cualquier otro en la batalla por el Más Valioso, discretamente disparó su primer hit de otros posibles 200, como lo hizo el año pasado.Kershaw realizó una presentación en el triunfo de los Dodgers.

Con una formidable defensa adentro y en los bosques, una rotación que agrega a David Price por regresar de un problema muscular, Chris Sale y Eduardo Rodríguez, y un bateo central que podría no darse por enterado de la despedida de David Ortiz, el equipo de Boston se ve inmenso en la pantalla de las posibilidades, y derrotando a Pittsburgh 5-3, comenzó a estirar sus músculos.

EL BRILLO DE KERSHAW

Los Dodgers, candidatos para resistir las embestidas que harán los Gigantes en el Oeste de la Liga Nacional, utilizaron a quien más allá de las distinciones, es considerado el mejor pitcher del juego, Clayton Kershaw, una clonación de Sandy Koufax, presente ayer entre la multitud que disfrutó en Los Ángeles, de la resonante victoria por 14-3 sobre los Padres, que incluyó cuatro jonrones, dos de ellos disparados por el receptor cubano de 28 años Yasmani Grandal, quien registró 27 en el 2016 con 72 remolques. La actuación de Kershaw fue soberbia llegando a retirar a 19 consecutivos, permitiendo dos carreras en siete entradas, una limpia consecuencia del jonrón de Ryan Schimpf. La primera señal de Kershaw sobre su propuesta para un 2017 espectacular, es algo más que una advertencia. Difícil encontrar antídoto para su veneno.

NO JUGÓ CHESLOR

Otra actuación monticular meritoria fue la de Stephen Strasburg de los Nacionales, superado en principio por Edinson Vólquez de los Marlins, pero finalmente vencedor 4-2 respaldado por jonrones de Bryce Harper y Adam Lind, en tanto los Reales de Kansas, que cayeron 7-1 frente a Minnesota, salvados del blanqueo por el jonrón de Mike Moustakas, no necesitaron utilizar al nicaragüense Cheslor Cuthbert, dejando pendiente su debut en la temporada. En un naufragio de los dos abridores, Corey Kluber y Yu Darvish, los Indios con jonrones de su nuevo artillero Edwin Encarnación y José Ramírez, se impusieron 8-5 a los Rangers, obviando los dos primeros vuela cerca del joven de 23 años Rougned Odor, quien conectó 33 el año pasado impulsando 88 carreras, en tanto Félix Hernández sufría la inutilidad de su bateo, perdiendo 3-0 con los Astros, siendo sacudido por los jonrones de George Springer y Carlos Correa.