•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cayó el Barsa ante un Juventus de brillante precisión para apretar tuercas y definir, por cifras alarmantes (0-3), y quedó casi amortajado a la orilla de la fosa en los cuartos de final de esta Champions. El olor a difunto frente a un equipo italiano, capaz de trazar una geometría magistral, es inconfundible. Olvídense de otro milagro, pese a que el Barsa no se vio tan desarmado como en París ante el Saint Germain y le dio forma a por lo menos, tres posibilidades claras, dos de ellas por estupendos pases “marca” Messi, en los pocos momentos que el argentino se movió distante de Alex Sandro, un vigilante bulldog, graduado en la mejor escuela de mastines. No, no hay manera de imaginar que el Barsa podrá borrar ese 3-0, ni jugando en el patio de la casa de Luis Enrique. Las dos balas zurdas de Paulo Dybala y el cabezazo abresurcos de Chiellini, dejaron sentenciado al equipo azulgrana.Paulo Dybala (centro) marcó dos goles que golpearon al Barcelona.

LOS MOTIVOS DE LA JUVENTUS

Antes del partido, en la hora de las teorizaciones, sostuve una agitada discusión con los oyentes de Doble Play que cuestionaban mi punto de vista, viendo como favorito a la Juventus, quizás hasta ganador de la Champions en Cardiff.

La casi inexpugnable defensa de la Juventus, la presencia de Buffon, ese arquero veterano de inagotable sabiduría y todavía vívidos reflejos, la capacidad de contención de un mediocampo con Pjanić y Khedira, y la capacidad de penetración de sus cuatro mosqueteros, Mandzukic, Higuaín, Dybala, el joven maravilla y Cuadrado, cada vez más funcional, fueron el soporte de mis argumentaciones, frente a un Barcelona irregular desde hace un buen rato, con problemas en la cobertura por las bandas y sin un hombre de contención y progresión como Busquets en el medio.

Frente a una defensa tan mordedora, hábil para el anticipo y oportuna en cortes y bloqueos, que pudo cerrarle puertas a un remate de Neymar desde la frontal en el minuto 69 con tres hombres, el Barcelona, pese a la posesión del balón, su gran arma en otras batallas; no logró ser lo necesariamente profundo. El equipo de Allegri, solo ha permitido dos goles en esta Champions, lo cual es un alarde, sin recurrir a un repliegue matafutbol, como aquel del Chelsea, o del Inter, sino, manteniendo las puertas abiertas para una rápida transición por el centro del campo en ruta hacia contraofensivas desequilibrantes. No fue un partido unilateral el que vimos, como el derrumbe azulgrana en París, pero con la Juventus domesticando la creatividad del rival en el último cuarto de cancha, y obligándolo a excesivos pases en el exterior del área, desplegando un marcaje acertado.

Lea también: Bayern-Real Madrid, el clásico del fútbol continental

DYBALA, PISTOLA EN SU ZURDAChiellini hizo el definitivo tercer gol.

La primera advertencia de la Juventus, fue ese cabezazo de Higuaín que logró sujetar Ter Stegen apenas a los 3 minutos, después de un disparo de Khedira por arriba a los 30 segundos. Señales de cielo nublado para el Barsa, algo rápidamente confirmado en el minuto 7 con Cuadrado recibiendo un largo pase llegado desde la izquierda, dominando y manejando el balón en corto, desequilibrando y entregando de tacón a Dybala, quien con un giro maestro, a lo mini-Cristiano, soltó el zurdazo del 1-0 inutilizando a Ter Stegen. En el minuto 20, con el Barsa saliendo de su aturdimiento, Messi realiza un trazado que ningún otro se atrevería o podría hacer, dejando solo a Iniesta con Buffon.

Remate de cajón y manotazo providencial de Buffon. Aquello fue como condenar al Barsa robándole el empate.

El segundo gol de Dybala, tomando un pase de Mandžukić, mostró con su remate de zurda junto al poste izquierdo, su mayoría de edad en lo futbolístico. Un gol de esos que Cristiano grita, salta y se crispa. El 2-0 en Turín a los 22 minutos, exigía rápida respuesta, pero la Juventus difícilmente se fractura atrás, menos con dos goles de ventaja, es decir las riendas del partido en sus manos. En el minuto 29 anulan gol del Barsa por fuera de juego de Suárez y en el 43, con la Juve presionando, Higuaín desvía un cabezazo.

Además: Neymar, sancionado para el clásico contra el Real Madrid

EQUIPO AGIGANTADO

El Barsa salió agitado en el segundo tiempo, y un disparo rasante de derecha ensayado por Messi, se fue rascando el poste derecho, respondiendo Khedira con un derechazo asustalacranes. Y en el 54, el gol de Chiellini durante el cobro de un córner, un certero cabezazo hacia abajo por encima de Mascherano, que golpeó la base del poste y quebró hacia adentro. El equipo azulgrana se sintió destrozado y tardó en reorganizarse. Una gran posibilidad por mano de Chiellini en el área fue ignorada por el árbitro. Así que la superioridad de la Juventus, no fue manchada. Brillante triunfo del equipo italiano que saldrá agigantado de los cuartos de final contra quien sea.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus