• |
  • |
  • Edición Impresa

El alemán Sebastian Vettel (Ferrari) ganó este domingo el Gran Premio de Bahréin, su segundo triunfo esta temporada en el Mundial de Fórmula 1 tras el conseguido en Australia, mientras que el inglés Lewis Hamilton (Mercedes) quedó segundo en el circuito de Sakhir.

Es el 44º Gran Premio que gana Vettel, que a finales de marzo en Australia, en la primera carrera de esta temporada, había puesto fin a dieciocho meses de sequía para él y para su escudería.

En la clasificación general, Vettel y Hamilton llegaban empatados a esta carrera y ahora el alemán queda líder en solitario, con 7 puntos de ventaja. En constructores, Ferrari supera ahora por 102 puntos a 99 a Mercedes.
Hamilton, que quedó a seis segundos de Vettel, tendrá que lamentar la penalización de cinco segundos que recibió por haber frenado delante del australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) en la entrada a ‘boxes’.

En el podio, el triple campeón mundial (2008, 2014, 2015) pidió disculpas por esa acción: “El incidente en el pitlane fue mi culpa, por completo. Mis disculpas al equipo. He intentado recuperarme, pero Ferrari era más rápido hoy”.

Bottas espera

El otro Mercedes, el del finlandés Valtteri Bottas, que había comenzado la carrera en la ‘pole position’, fue tercero este domingo, por delante de su compatriota Kimi Raikkonen (Ferrari), de Ricciardo y el brasileño Felipe Massa (Williams).

El mexicano Sergio Pérez (Force India), que había quedado muy mal en las calificaciones del sábado (18º), tuvo una gran remontada y pudo acabar en la zona de puntuación (7º).

Bottas había sido el protagonista inesperado del sábado al ganar la sesión de calificación. Fue su primera ‘pole’, pero todavía tendrá que esperar para estrenar su cuenta de victorias en esta competición.

La carrera en Sakhir se había visto neutralizada por el coche de seguridad entre la 13ª y la 17ª vuelta, tras un accidente entre el canadiense Lance Stroll (Williams) y el español Carlos Sainz Jr (Toro Rosso).

Justo antes de eso, el holandés Max Verstappen (Red Bull) se había salido de pista y golpeó un muro con la parte delantera de su monoplaza y el danés Kevin Magnussen (Haas) abandonó tras una avería.

El sueco Marcus Ericsson (Sauber) y el español Fernando Alonso (McLaren-Honda) tiraron también la toalla a unas vueltas para el final.

El Mundial de Fórmula 1, tras encadenar dos fines de semana seguidos de competición, regresará en dos semanas, con la disputa a finales de abril del Gran Premio de Rusia en Sochi.