•  |
  •  |
  • END

México / PL
Lourdes Gourriel, uno de los más grandes bateadores cubanos de todos los tiempos, advirtió hoy que recordará siempre el jonrón de Yosvani Peraza ante Australia.

Gourriel, entrenador de bateo de la escuadra cubana en el II Clásico Mundial, dijo en exclusiva a Prensa Latina que saltó de alegría como un niño cuando vio la conexión de Peraza en el octavo inning frente a los australianos.

“He visto muchos cuadrangulares impresionantes. Recuerdo el de (Agustín) Marquetti ante Estados Unidos en Nicaragua, el de Cheíto Rodríguez en Cuba ante Pinar del Río, pero el de Peraza me hizo saltar de alegría”, confesó Gourriel.

El otrora internacional comentó también que esperaba el vuelacercas de Peraza ante los australianos, “porque lo preparó bien. Conversé con él y le dije que el lanzador tiraba duro y que tenía que prepararse para pitcheos pegados”.

“Todo será por dentro, lo mismo las rectas que las curvas, le dije, y cuando tenía dos bolas y un strike le agarró una slider y salté como un niño”, manifestó.

Gourriel, cuyo hijo Yulieski ocupa el cuarto turno en la alineación cubana, siempre tuvo fama de bateador oportuno y los fanáticos cubanos no olvidan un cuadrangular suyo ante Estados Unidos en la Copa Mundial de Italia-1988, ante el zurdo Jim Abbot, que sirvió para igualar el partido por el título.

El experimentado entrenador elogió, sobre todo, la unidad del equipo cubano y consideró que es un factor importante a su favor.

Gourriel tuvo palabras de elogio para el derecho Ismel Jiménez, al cual dirigió hasta hace dos años con el equipo de la provincia de Sancti Spíritus.

“Es un lanzador joven, pero trabaja muy bien. Tiene mucha confianza en sí mismo y ayudará mucho a este equipo en lo adelante”, advirtió Gourriel.

Por último, el ex jardinero de los equipos cubanos aseguró que el compromiso de su escuadra es llegar a Cuba con el título y está seguro de que hará todo lo posible por conseguirlo.