•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert ligó su único imparable en la novena entrada, en la derrota de los Reales de Kansas City 6-2 ante los Rangers. Justo cuando el pelotero nicaragüense rompió su sequía de hits tras fallar en sus dos turnos anteriores, el cielo se contagió y cayó un aguacero sobre la ciudad de Texas. 

La lluvia fue más refrescante para los habitantes de esa localidad que el hit para el jugador oriundo de Corn Island, quien acabó la noche con promedio de .150, al irse de 3-1, con un boleto.

En la primera entrada el pinolero cogió su primer turno y negoció boleto ante los envíos del abridor Cole Hamels, pícher al que antes de anoche le bateaba de por vida para .667, producto de cuatro hits en seis turnos, de los cuales dos fueron dobles, le anotó una carrera, recibió un boletó y se ponchó en una ocasión. Ayer, el nica batalló en conteo adverso de dos strikes sin bolas y acabó recibiendo un pasaporte.

En el cuarto capítulo, Cuthbert volvió al cajón de bateo para enfrentar a uno de sus lanzadores favoritos y al igual que en su primera oportunidad, se mostró concentrado, atento a hacerle swing a los buenos picheos. En conteo máximo para lanzador y bateador, el nica sacó un rodado inofensivo por el short stop y fue retirado con asistencia a la inicial.

Abriendo tanda en el séptimo episodio, Cuthbert volvió a enfrentar a Hamels, esta vez con más prisa que en los turnos anteriores, haciéndole swing al primer lanzamiento que acabó en manos del inicialista Mike Napoli. A esa altura del encuentro, los Rangers ganaban con parcial de 6-1, de las cuales cinco carreras fueron producto de jonrones, dos del receptor Robinson Chirinos y otro par del antesalista Joey Gallo -el primero con uno abordo-, ante el abridor y perdedor Nathan Karns. 

Salvo por su imparable en la novena entrada, con el 6-2 establecido a favor de Texas, y por su eficaz desempeño cubriendo la tercera almohadilla, exhibiendo la seguridad que lo llevó a llenar el vacío que dejó en esa posición la campaña pasada Mike Moustakas, Cheslor tuvo una noche de pesadilla madero en mano, como lo ha sido desde el arranque de la temporada, en la que batea para .150, producto de 3 hits –un jonrón- en 20 turnos, nada positivo de cara a su objetivo de consolidarse como un jugador titular. 

La única falla defensiva de Cuthbert ocurrió en el cierre del séptimo, cuando con par de outs en la pizarra, Nomar Mazara bateó un elevado que parecía fácil de capturar, pero el oriundo de Corn Island no midió bien la trayectoria de la pelota y la dejó caer, permitiendo que el bateador llegara a la segunda almohadilla. Para su fortuna, Napoli se ponchó para el tercer out. El de ayer fue el segundo error de Cheslor en la presente campaña.