•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El París SG se colocó provisionalmente al frente de la Liga francesa tras imponerse este sábado al Montpellier (12º) por 2-0, con goles marcados por el uruguayo Edinson Cavani y el argentino Ángel Di María.

El charrúa abrió el marcador con la zurda a la media hora de juego y el argentino sentenció con un disparo colocado desde fuera del área poco después de la pausa (48).

Con esta victoria, el equipo parisino se coloca líder provisional, por primera vez en la temporada, con 80 puntos, tres más que el Mónaco, que cerrará la fecha hoy, visitando la cancha del Lyon (4º).

El equipo del Principado, sorprendente semifinalista de la Liga de Campeones (ante la Juventus), tiene no obstante un encuentro aplazado, que se disputará el 17 de mayo contra el Saint Etienne.

“Estamos bien. Mónaco también, están fuertes. Juegan mañana y tienen un partido atrasado. Tenemos que ganar nuestros partidos y ver qué hace el Mónaco”, declaró el técnico español del París SG, Unai Emery.

Sobre el encuentro de este sábado, el vasco destacó que “fue muy abierto y con dos equipos al ataque, algo bueno para el futbol y para los aficionados”.

El liderato es algo simbólico, pero un signo evidente de que el equipo entrenado por Unai Emery, que busca un quinto título consecutivo, se ha recuperado en este final de temporada del mazazo que supuso la eliminación en los octavos de la Liga de Campeones, desperdiciando una ventaja de 4-0 contra el Barcelona al perder 6-1 en el Camp Nou.

Frente al Montpellier, el club de la capital completó un partido de mucha intensidad y mereció el triunfo. Tras un primer cuarto de hora algo dubitativo, el PSG se volcó sobre la portería defendida por Laurent Pionner hasta abrir el marcador, en una jugada por la izquierda de Blaise Matuidi, cuyo centro lo remató a gol Cavani desde el interior del área.

Cavani no solo fue protagonista en la jugada del primer gol, sino que originó el segundo con un sublime taconazo para Di María, que el ‘Fideo’ colocó ajustado al palo para evitar la estirada del arquero visitante y sentenciar el partido al regreso del vestuario con su sexto gol en la Ligue 1.