•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pívot brasileño Nené Hilario volvió a demostrar ayer la gran adquisición que hicieron los Rockets de Houston cuando lo ficharon en el descanso del verano y alcanzó su mayor brillantez al ser el gran héroe del cuarto partido de la eliminatoria de primera ronda de playoffs de la Conferencia Oeste.

Hilario entró en la historia al estar perfecto en los 12 tiros de campo que hizo, incluido el último cuando faltaban 11.6 segundos del tiempo reglamentario que puso un marcador parcial de 110-107, sin que los Thunder de Oklahoma City pudiesen remontar la desventaja y perdiesen el partido por 109-113.

El gran partido realizado por Hilario permitió a los Rockets ponerse con la ventaja de 3-1 en la serie al mejor de siete y el quinto se jugará el próximo martes en el Toyota Center de Houston, donde podrían cerrar la eliminatoria y pasar a las semifinales. Hilario surgió en el momento perfecto cuando el líder encestador de los Rockets, el escolta James Harden, no estuvo inspirado, aunque sí logró otra canasta clave a falta de 41.8 segundos del final del tiempo reglamentario para el parcial de 103-108.roq

Ejecuciones perfectas

Sin embargo, sería Hilario el que a través de los 25 minutos que jugó de reserva se erigiese en el líder salvador de los Rockets con sus tiros perfectos a canasta y los cuatro puntos que anotó de siete lanzamientos de personal que le permitieron llegar a los 28 puntos. El pívot internacional brasileño también acabó con un doble-doble al conseguir 10 rebotes, incluidos seis defensivos, que lo dejaron también líder del equipo en esa faceta del juego, además de repartir una asistencia, recuperar un balón, perder otro y recibir cinco faltas personales.

“Nené ha sido el jugador que nos permitió ganar un partido muy importante para el futuro de la eliminatoria y del equipo”, reconoció el entrenador de los Rockets, Mike D’Antoni. “Su labor ha sido excepcional en todos los aspectos, al mostrar con su carácter el camino al resto del equipo”, añadió.

El jugador brasileño, que empató la mejor marca de todos los tiempos de acabar un partido de playoffs sin tener ningún fallo en los tiros a canasta, dijo que el triunfo se debió a todo el equipo. “Al igual que perdemos todos un partido, lo ganamos de la misma manera. Tal vez el Thunder no pensó que no pudiese ser un peligro ofensivo para ellos y de ahí que al final pudiese completar una gran labor”, aseguró Hilario.

 La brillantez de Hilario hizo no solo posible la victoria de los Rockets sino que también dejó de nuevo que un triple-doble histórico de Westbrook (35 puntos, 14 rebotes y 14 asistencias) no tuviese el premio final del triunfo.

Westbrook, máximo aspirante al premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga junto con Harden, empató con el legendario Wilt Chamberlain la marca de ser los dos únicos jugadores que en playoffs lograron tres triples-dobles seguidos.