•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Zinedine Zidane, entrenador del Real Madrid, aseguró ayer en rueda de prensa, después sufrir una derrota ante el Barcelona (2-3), que su equipo no mereció perder y lamentó que sus jugadores no pudieran matar el partido.

El técnico francés declaró que el conjunto blanco, cuando jugaba con un futbolista menos por la expulsión de Sergio Ramos, pensó que podía marcar el tercer gol. Por eso, se fue al ataque y en el minuto 92 Messi resolvió el partido. Zidane no quiso criticar a sus jugadores.

“No digo que no hemos tenido cabeza. La verdad es que empatando con diez e ir a presionar arriba es peligroso. Al final, lo pagamos. No se lo reprocho a los jugadores. Fuimos por el partido, no lo conseguimos, son tres puntos que perdemos y estamos decepcionados. No merecimos perder, pero el futbol es así. No hay que darle más vueltas y ahora a pensar en el partido del miércoles”, dijo.

No se queja

Cuestionado por la actuación arbitral, Zidane no quiso pronunciarse sobre si Sergio Ramos mereció ser expulsado y afirmó que hay que aceptar las decisiones de los colegiados. “Al final el árbitro decidió sacar roja a Sergio y hay que aceptarlo. El balance que hacemos del partido es que hemos tenido la oportunidad de matarlo. Hemos tenido ocasiones de hacer gol. Es ahí donde estamos decepcionados”, explicó.

También: Messi se pone a 500 y el Barcelona sale líder del clásico

“Son muchos partidos en los que tenemos ocasiones y no hacemos goles. Al final te castiga un poco porque enfrente hay un equipo que sabe jugar y sabe hacer daño. No tengo nada que reprochar a mis jugadores, pero vamos a seguir.

Ayer (sábado) hablábamos de eso. No va a cambiar nada. A lo mejor hay un poco más de liga. Depende de nosotros.

Ahora vamos a seguir”, apuntó.