•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Once meses después de verse relegado a la Segunda División inglesa, el Newcastle, que dirige el español Rafa Benítez, selló su retornó a la “Premier League”, tras imponerse este lunes por 4-1 al Preston North End.

Un triunfo que premió la apuesta del técnico español, que tras el descenso de categoría se debatió entre hacer caso a su corazón y continuar al frente de las “urracas” en Segunda División o hacer caso a su cabeza y buscar un destino más acorde a su extenso y brillante palmarés.

“Mi corazón me dice que me quede, pero mi cabeza me dice que tengo que pensarlo”, aseguró Benítez tras consumarse el descenso de categoría.

Un dilema que Benítez, pese a su fama de frío y analítico, resolvió atendiendo a los dictados de su corazón, agradecido por el extraordinario trato recibido por parte de un club y una afición, convencida de que el español, pese a no poder evitar el descenso, era el hombre idóneo para devolver al Newcastle a la Primera División.

Para ello, Rafa Benítez, que ignoró la cláusula que le permitía romper su contrato en caso de descenso y firmó un nuevo acuerdo por tres años más, remodeló por completo el equipo en verano con la llegada de once nuevos jugadores y la salida del club de otros tantos.

Una auténtica revolución que tardó en dar sus frutos, como demostraron las dos derrotas consecutivas ante el Fulham y Huddersfield con las que el Newcastle arrancó su andadura en la “Championship”.

Pero, ni Benítez ni sus jugadores perdieron la esperanza y tras encadenar ocho victorias consecutivas, las “urracas” se instalaron en la primera plaza de una clasificación que el Newcastle ha comandado en 24 de las 40 y cuatro jornadas disputadas.

Sin embargo, el bajón sufrido por las de Benítez, lastrados por las constantes lesiones de su goleador Dwight Gayle, en las tres últimas jornadas, en las que Newcastle tan solo ha podido sumar un punto, hicieron perder finalmente la cabeza de la clasificación a las “urracas”.

Aunque no el ascenso, que el Newcastle selló este lunes, tras imponerse por 4-1 al Preston North End, en un encuentro que permitió al delantero español Ayoze Pérez hacerse un hueco en la larga historia de las “urracas”, tras abrir y cerrar el marcados para los locales.