•  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Messi decide que hay Liga”, “Messi hace líder al Barcelona”, el astro argentino con su recital y su doblete el domingo en el clásico liguero contra el Real Madrid (3-2) metió al Barsa en el campeonato y presiona para su renovación.

El delantero argentino apareció cuando su equipo más lo necesitaba para ser protagonista absoluto de un partido vibrante, en el que desquició a la defensa blanca y marcó en el 92 el gol de la victoria, tras poner con su primer gol el 1-1 en el marcador.

“Se instaló en el centro geométrico del terreno, se hizo cargo de las maniobras y levantó a su equipo”, afirmó este lunes el director de AS, Alfredo Relaño, en su columna.

“El futbol es propiedad de Messi”, asegura sin ambages su homólogo de Mundo Deportivo, Ernest Folch, mientras para el diario Marca “el Barcelona le dio un mordisco a la Liga con un Messi realmente fabuloso”.

Vea más: El clásico en imágenes

Su actuación pone al Barcelona líder de la Liga española, a falta de cinco jornadas para el final, aunque empatado a puntos y con un partido más que los blancos, tras la dura eliminación en cuartos de final de la Liga de Campeones el pasado miércoles.

“Marca las diferencias”

El máximo goleador de los clásicos ligueros (23 tantos) no pudo elegir mejor ocasión para marcar un doblete al eterno rival madridista, cuya puerta no había vuelto a agujerear desde 2014, y llegar a la histórica marca de los 500 goles en 577 partidos oficiales con la camiseta azulgrana.

“Leo Messi es definitivo hasta cuando está en su casa cenando. Para mí es el mejor jugador de toda la historia de todos los equipos y he visto mucho futbol, muchos vídeos”, afirmaba un radiante técnico Luis Enrique Martínez tras el encuentro.

“En este futbol moderno, cuando todo el mundo es mejor físicamente, técnicamente, él sigue marcando las diferencias”, añadió ‘Lucho’, para el que los números de Messi están solo al alcance “de los escogidos”.

La actuación del argentino, que finalizó el partido mostrando orgulloso su camiseta al público, eclipsó la de su eterno competidor en la carrera por récords y títulos, el portugués Cristiano Ronaldo, que contó con alguna ocasión, pero fue más bien intrascendente.

Messi respondió con futbol y un nuevo récord a los goles de Cristiano en los cuartos de final de la Liga de Campeones, que lo habían  convertido en el primer jugador en superar los 100 goles en el máximo torneo continental de clubes.

El argentino, ganador de cinco Balones de Oro, está viviendo una magnífica temporada en su 13ª campaña desde que debutó con el Barcelona en la temporada 2004/2005.

En busca de la renovación

En 47 encuentros, el astro argentino lleva 48 goles, 11 de ellos en la Liga de Campeones y 31 en la Liga española, de la que es el máximo artillero y camina a pasos agigantados hacia su cuarta Bota de Oro, tras las de 2009/2010, 2011/2012 y 2012/2013.

Su actuación el miércoles volvió a poner sobre la mesa la renovación del astro argentino, que finaliza contrato con el Barsa en junio de 2018.

La negociaciones para su renovación “avanzan a buen ritmo y las perspectivas son altamente positivas”, decía hace un mes el diario Sport, mientras que Mundo Deportivo también mostró este lunes el mismo optimismo.

“Ver con el orgullo que Messi mostró su camiseta azulgrana a la grada del Bernabéu es la confirmación de que la firma de su renovación con el Barsa es un trámite”, afirmó el diario deportivo catalán.

Según Sport, el Barcelona estaría dispuesto a ofrecerle una renovación por cuatro años más hasta 2022 cuando Messi tendría 34 años con lo que prácticamente finalizaría su vida deportiva en el Barsa.