•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un cinturón hecho en chaquira por manos huicholas ha sido diseñado para el ganador de la pelea del 6 de mayo en Las Vegas entre Saúl “Canelo” Álvarez y Julio César Chávez Jr.

Se trata de una verdadera obra de arte que fue presentada en la capital del Estado de México por Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y el propio creador, Luis de la Cruz López.

En conferencia de prensa, Sulaimán develo la pieza única ante medios de información nacionales e internacionales. Explicó que recibe el nombre de Adolfo López Mateos, expresidente de México, y será exhibido en la sede de la pelea y luego entregado al vencedor en la Ciudad de México por la nieta del exmandatario.

Dijo que réplicas del mismo se entregarán simbólicamente en peleas llevadas a cabo en fechas cercanas del 5 de mayo, fecha histórica del pueblo mexicano por conmemorarse un aniversario más de la Batalla de Puebla.

El dirigente de boxeo aseguró que ha habido otros cinturones conmemorativos como el de Oro, el de Diamante y el de Esmeralda, pero ninguno como el huichol. “Por eso se tomó el camino de dignificar la fecha del 5 de mayo y del 16 de septiembre con este cinturón especial”.

Obra de arte

Fue una labor tan especial que se llevó más de 400 horas de trabajo por el tejido y el pegado de la chaquira una por una. Así lo informó Fernando Motilla, director de Marakame, la marca mexicana a la cual se le asignó la creación del cinturón.

“Estamos muy satisfechos por el resultado y porque el CMB nos haya tomado en cuenta. Esta pieza muestra la cultura mexicana, representada por el maíz, el águila, nuestras aves y símbolos universales como el fuego y el sol que tienen un valor ancestral. Estamos contentos por la gran difusión que se le está dando, algo importante para la comunidad huichola”.

Con la humildad por delante y padre de siete hijos, el artista Luis de la Cruz López manifestó que desde sus conocimientos de la cultura que representa se comprometió a hacer el cinturón con mucho placer para que su pueblo fuera más reconocido.

“Es una artesanía muy importante para mí. Lo terminé hace algunos días. En él están reflejados los cuatro puntos sagrados, cardinales, las ceremonias, peregrinaciones. Me siento muy orgulloso de haber trabajado en este cinturón”.

Después de referirse tanto sobre el preciado objeto, Sulaimán dio luz verde a su develación y fue recibido con muchos aplausos y exclamaciones de júbilo por su belleza.