•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras un inicio frío en las Ligas Menores, Roniel Raudes, Leonardo Crawford y Osman Gutiérrez no han podido agenciarse su primera victoria. Los nicas, que buscan abrirse paso en un campo minado de prospectos para tocar las puertas de las Grandes Ligas, están conscientes que para seguir avanzando, deben convencer a sus respectivas organizaciones. Para ello, deben dejar atrás el pesimismo e ir en busca de triunfos.

Raudes, que sigue siendo uno de los prospectos más valorados por las Medias Rojas de Boston( número 5 según MLB papeline) , organización que este año lo promovió a Clase A fuerte con el equipo Salem Red Sox, ha trabajado en tres ocasiones, todas como abridor. En sus dos primeras aperturas se enfrentó a Down East Wood Ducks, perdiendo el primer juego al aceptar cinco carreras limpias en cuatro innings y en el segundo salió sin decisión.

1 derrota ha sufrido Raudes esta temporada y no ha ganado ningún partido.

Su tercera aparición en el montículo fue el pasado 19 de abril frente Wilmington Blue Rocks. El granadino soportó cuatro carreras limpias en cinco episodios, sin embargo su equipo logró remontar y quedarse con la victoria 7-6, salvando al nica del descalabro. Raudes aún no logra adaptarse a la categoría clase A Fuerte, en lo que va de la campaña tiene efectividad de 6.75, producto de 13 imparables y 9 carreras limpias permitidas en 12 episodios laborados.

Por otro lado, Leonardo Crawford, pelotero que milita con Great Lakes Loons, sucursal Clase A de los Dodgers de los Ángeles, ha salido al montículo en cuatro ocasiones, todas como abridor, acumulando un registro de una derrota sin victorias. Crawford se llevó el descalabro el 18 de marzo ante South Bend Cubs, al permitirles 5 carreras en tres innings y dos tercios. El pinolero posee una efectividad de 4.60, producto  de 17 imparables y 11 carreras permitidas en 15.2 episodios.

Finalmente, el leonés Osman Gutiérrez, lanzador de Lansing Lugnuts, sucursal de los Azulejos de Toronto, ha tenido un arranque de pesadilla, pues ha perdido en sus tres salidas al montículo. Lo de Osman es preocupante, sobre todo, porque en sus tres juegos ha permitido más de dos carreras limpias, incluso en su segundo partido, el 15 de abril ante Lake County Captains 

(sucursal de los Indios de Cleveland), permitió ocho carreras limpias en apenas tres episodios trabajados. El metropolitano lanza para 13.50, una efectividad espeluznante, producto de 14 carreras limpias en 9.1 episodios.

Aunque el panorama no ha sido favorable para los pícheres nicas en Clase A y Clase A Fuerte (en el caso de Raudes), hay que considerar que la temporada apenas está arrancando, eso sí, urge una reivindicación por pare de los pinoleros, Roniel Raudes podría tener la suya hoy  cuando enfrente a Lynchburg Hillcats a las 7:05 p. m.