• |
  • |
  • Edición Impresa

La pelea entre púgiles nacidos en México que más pagos por evento ha vendido ha sido la de “Canelo” Álvarez y Alfredo Angulo con 350,000 casas, y en un escenario ideal, el mismo “Canelo”, pero ahora con Julio César Chávez Jr. como rival, podría triplicar esa marca si se cumplen los pronósticos de venta para el combate del 6 de mayo en la T-Mobile Arena de Las Vegas.

Ese récord podría haberse mejorado claro si justo ahora fueran las peleas de Marco Antonio Barrera y Érik Morales, si ahora hubiera sido la del propio Barrera contra Juan Manuel Márquez, pues cuando se enfrentaron no había el alcance que hoy se tienen con los medios electrónicos.

Sin embargo, las proyecciones son buenas para “Canelo” y Chávez según HBO. Hay quienes dicen que Golden Boy espera 900,000 casas vendidas, hay quienes piensan que puede rebasar el millón de casas y eso solo significaría que si hay una pelea cerrada, las posibilidades de ver una revancha en septiembre son demasiadas.

En este recuento, habría que dejar fuera los combates entre Óscar de la Hoya y Julio César Chávez, pues el primero funcionó más con circuito cerrado y el segundo, ya en 1998, sí fue de pago por evento pero aún el ‘Golden Boy’ no gozaba de la nacionalidad mexicana. La mayoría de los eventos y peleas del ‘César del Boxeo’ fueron en circuito cerrado, no en la figura del PPV.

Con ello en mente, “Canelo” Álvarez y Alfredo Angulo protagonizaron un pago por evento en Showtime que vendió 350,000 casas en 2014, cifra que superó el récord que tenían desde 10 años atrás Marco Antonio Barrera y Érik Morales, pues habían obtenido 310,000 casas en su tercer y último pleito de su exitosa serie. Esa misma cifra generó el combate en 2003 entre el entonces ya mexicano Óscar de la Hoya y el sonorense Luis Ramón ‘Yori Boy’ Campas.

En 2002, por ejemplo, Marco Antonio Barrera había vendido con Érik, en su duelo de revancha, 296,000 casas de pago por ver, mientras que en 2007, Juan Manuel Márquez y Marco Antonio Barrera vendieron 225,000 casas de pago por evento en su duelo en HBO por el cetro superpluma del Consejo Mundial de Boxeo.