•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Kylian Mbappé simboliza al Mónaco, el entusiasmo juvenil y la potencia ofensiva, como Gigi Buffon dibuja las virtudes de la Juventus, la inmensa experiencia y el arte de la defensa, y sus dos equipos se enfrentarán esta tarde (12:45) en un choque de estilos en las semifinales de la Champions.

Jóvenes lobos y viejos zorros 

Un niño contra un veterano. ‘Gigi’, de 39 años, jugará hoy en el principado su 149 partido europeo de clubes, mientras que Kylian, de 18 años, sumará el noveno.

“Es joven, pero ya es muy eficaz ante el gol”, señala Buffon, que calificó a Mbappé como “el nuevo Thierry Henry”, en una entrevista con la página web de la UEFA. “Yo ya había jugado la Copa del Mundo de Francia (1998) cuando él nació”, subrayó el legendario arquero de la selección italiana.

Esta diferencia ilustra a la perfección la diferencia entre los perfiles de ambos equipos. Mónaco es el equipo más joven de la Champions (25-28 años de media) y la Juventus el más veterano (29-55), según las cifras de la confederación europea.

Entre los hombres con experiencia del plantel del principado están el colombiano Radamel Falcao (31 años) o el polaco Kamil Glik (29), antiguo capitán del Torino, que recibe con apetito al gran rival de su exequipo.

En la Juventus sus dos zagueros han jugado una vida juntos. El luchador Giorgio Chiellini (90 partidos con Italia) y el Beckenbauer del siglo XXI Leonardo Bonucci (69 selecciones) se entienden con los ojos cerrados.

146 goles en 57 partidos

Mbappé contra Buffon es también los 146 goles marcados por el Mónaco en 57 partidos esta temporada contra la mejor defensa del continente.

La Juventus solo ha recibido dos goles en esta Champions y la reacción de su portero resume su cultura defensiva: “Los podíamos haber evitado”.

El equipo dirigido por Massimiliano Allegri, que analiza minuciosamente el juego de sus adversarios para preparar la táctica, no subestimará nunca al Mónaco.

Los del principado marcaron tres goles en cada uno de los partidos ante el Manchester City y el Borussia Dortmund en las rondas precedentes, con Mbappé sumando cinco, destrozando muchos récords de precocidad.

“Debemos jugar con el cuchillo entre los dientes. Pero cuando logramos estar 180 minutos en cuartos ante el Barcelona de Messi, Neymar y Suárez sin encajar un gol, no tenemos miedo de nada», explicó Bonucci.

Además, el 2-2 del viernes en la cancha del Atalanta, otro equipo entusiasta y en forma, le ha servido de aviso.