•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Club Deportivo Walter Ferretti y los Caciques del Diriangén abren esta tarde, en el estadio Olímpico de San Marcos (3:00 p.m.), las semifinales del torneo de Clausura de la Liga Primera, ambos con un solo objetivo: superar esta etapa para garantizar su lugar en la final y aspirar al título que ofrece como premio agregado un boleto a la Liga de Campeones de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf).

Pese que Ferretti, Diriangén y UNAN–Managua, que esta noche (7:00) enfrentará al Real Estelí, tienen intactas sus opciones de clasificar al torneo de la Concacaf, las probabilidades de los rojinegros son mayores e irónicamente una de sus posibilidades pasa por que el “Tren del Norte” se adjudique el título de Clausura. No obstante, la primera opción es que avancen a la final y aseguren de esa forma el subcampeonato, como mínimo, para acceder a “Concachampions”.

Así lo establecen las bases de competencia de la Liga, que ofrecen al campeón y subcampeón nacional los dos boletos disponibles para Nicaragua a Liga de Campeones. Por ende, al ser los rojinegros subcampeones del Apertura, les bastaría con citarse en la final del Clausura para asegurar su cupo. En caso de que sea otro el subcampeón, siempre y cuando los estelianos se coronen, el propio Ferretti avanzaría al certamen de la Concacaf por ser el segundo club con más puntos en la tabla general (71 por 61 de UNAN y Diriangén).

Sin embargo, ninguna de las opciones anteriores le garantizan a los “Policías” que la UNAN o el Diriangén no se puedan coronar. Por ende, si hipotéticamente alguno de los anteriores se adjudica el título del Clausura, acompañaría al Real Estelí a Liga de Campeones de la Concacaf, según establece el reglamento de la Liga Primera. Ante este panorama, Ferretti buscará por méritos propios asegurar su participación en “Concachampions”, evento al que asistió por única vez en 2015.

¿Qué esperar?

En el año que celebran su centenario de fundación, los Caciques urgen de un logro que le dé brillo a su festejo. Ganar el Clausura y clasificar al torneo de la Concacaf es el gran objetivo, suficiente para bajarse la presión que ejerce la fanaticada, en medio de una crisis de resultados que se ha extendido por una década. 

Las semifinales contra el Ferretti se presentan como el primer gran reto de los diriambinos de cara a concretar su objetivo. Y llegan con el antecedente de haber ganado los dos partidos que sostuvieron esta temporada ante los rojinegros con marcadores de 3-1 y 1-0, dejando, además, una buena imagen en términos de desempeño futbolístico, amparados en una sólida defensa y un buen porcentaje de efectividad de cara al marco contrario.

Pese a dichos antecedentes, Ferretti se ha mostrado solvente en sus más recientes encuentros, desplegando un futbol ofensivo que hace muchos goles (17 en sus últimos cinco juegos por 5 aceptados). Quizá uno de los mayores retos del equipo capitalino sea encontrar la llave para abrir el candado defensivo de los Caciques, lo cual logró Estelí el fin de semana pasado doblegándolos 3-0.

El “Tren” favorito

Salvo una sorpresa, el Real Estelí tendría que superar las semifinales haciendo sentir su pegada matadora. El conjunto académico, que sufrió hasta la última jornada de la fase regular para avanzar a estas instancias, se muestra como un rival capaz de dar batalla, pero sin el aguante para resistir los embates del “Tren del Norte”, que desde todo los ángulos salta como favorito para repetir el título.

Los universitarios se encomiendan a una noche de inspiración en el Estadio Nacional de Futbol y lo contrario de su rival. De otra manera, por estadísticas y por funcionamiento, Estelí no debería tener problemas para resolver esta eliminatoria.