•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Reconcentrado en una casa ubicada en el kilómetro 16, carretera vieja a León, el día de entrenamiento para Cristofer González comienza a las 4:00 a.m. Se levanta de su cama, lava sus dientes, se pone su short, camisa y zapatos tenis, y arranca la carrera matutina de 10 kilómetros o más si es necesario junto su entrenador Róger González y Wilmer Hernández, adiestrador de Román “Chocolatito” González.

Al equipo de Cristofer se sumó Wilmer para aportar su experiencia en preparación física. No hay duda, es el mejor del país y está puliendo al muchacho de la colonia Nicarao. Después del corrin, González regresa a la casa, se mete a la piscina y durante una hora relaja su mente y su cuerpo. Compite con sus entrenadores y tira algunos golpes debajo del agua para ganar más velocidad con este ejercicio. 

Luego duerme un par de horas. Se levanta a las 10:00 a.m., toma su vestimenta, el traje sauna, los guantes y se dirigen al gimnasio Róger Deshon en San Judas, donde durante dos horas y media exprimirá su cuerpo, obedeciendo a las órdenes de su entrenador y Wilmer. Terminado el entrenamiento, vuelve a casa, la comida ya está lista, una cocinera contratada se encarga de que al pugilista se le trate como príncipe.

Así transcurren los días de Cristofer en su reconcentración. Un poco alejado de su familia, escapando a las distracciones y enfocado en su combate contra el galés invicto Andrew Selby (8-0, 5 nocauts), programado el 26 de mayo en Gales, donde el nica se jugará en esta eliminatoria la posibilidad de disputar el título mundial 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Lo abrumará

“He trabajado con mis entrenadores en ser más insistente en el golpeo, buscaremos como abrumar al rival, tirando combinaciones largas con potencia. También hemos hecho énfasis en el tema físico y defensivo, pasando golpes, fortaleciéndome en mi potencia. Pienso pararme en el centro del ring, golpearlo, abrumarlo. Para eso necesito velocidad, fuerza y estoy consiguiéndola”, dijo González, quien compara a Selby con el nica Eliecer Quezada. 

“Eliecer Quezada se parece a Selby. Tiene el mismo tren de pelea, corre, cambia de guardia, está tirando ese jab, pero es menos necio que Eliecer. Selby tiene la maña de irse corriendo y tirar jab. Si él se pone al fajo conmigo, no creo que le convenga. Selby es escurridizo, pero creo que no ha tenido rivales que lo golpeen fuerte o lo abrumen”.

“Es un tipo burlesco, pienso no ir a caer en su juego, he notado que tiene combinaciones rápidas solo cuando el oponente se le cierre, por eso quiero abrumarlo desde el primer round”, finalizó González con una confianza más grande que el Everest.