•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Indios disfrutaron el domingo de una de sus mejores exhibiciones ofensivas de la temporada. Anotaron una docena de carreras en la paliza ante los Marineros y ocho integrantes del line-up abridor consiguieron al menos un hit y una carrera anotada.

La única excepción fue el toletero dominicano Edwin Encarnación. Se embasó por un boleto, pero vio cómo un difícil mes de abril en lo personal terminaba con una tarde de 4-0 ante Seattle. Fue la última actuación en un pobre primer mes para el bateador designado, quien no ha sido un extraño de los comienzos lentos a lo largo de su carrera.

“Yo no pienso en eso”, dijo Encarnación antes del juego del lunes. “Parece que las cosas no se me dan muy bien en abril, pero luego mejoran”. Horas después, el veterano se fue de 4-2 con una empujada ante los Tigres en Detroit.

Los aficionados en Toronto se acostumbraron a los abriles lentos de Encarnación, pues fue algo que se repitió a lo largo de sus siete temporadas en Canadá. En Cleveland las cosas se han magnificado un poco, pues se puso el uniforme de los Indios después de firmar el contrato más grande (US$60 millones garantizados por tres años) para un agente libre en la historia de la franquicia.

En su primer abril con la Tribu, Encarnación bateó .200 con cuatro jonrones y nueve empujadas, aunque encabezó al equipo con 17 boletos y dejó .343 de porcentaje de embasarse. Entre los bateadores del equipo, Encarnación también arribó a mayo con la mayor velocidad de salida en batazos (91 millas por hora), de acuerdo a Statcast™. Entonces, si bien el promedio al bateo y el slugging han sufrido, el dominicano se ha embasado y ha hecho buen contacto.

El mánager de los Indios, Terry Francona, citó el reconocimiento de pitcheos por parte de Encarnación como uno de sus problemas en el primer mes.

“Ha tenido períodos en los que parece estar a punto de prenderse, y de repente vuelve a caer”, dijo Francona. “Generalmente ha sido alguien de arranques lentos. Entiendo que es cierto, que está bateando .200, pero como se puso así de frío, se va a calentar. Está saludable y es muy buen bateador. Es solo que no es su mejor mes. Abril es así para él”.

“Me siento confiado de que podré encontrar mi swing”, dijo Encarnación. “Pienso que me han tirado de la misma forma que siempre. Soy yo el que tiene que hacer ajustes. Creo que eso es lo que tiene que pasar”.