•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El muro de Turín impresiona, sobre todo cuando Allegri decide utilizar tres centrales: Bonucci, Chiellini y Barzagli, con Alex Sandro y Dani Alves por los laterales. Ahí rebotan los intentos de agresión del enemigo. Y cuando algo falla, detrás está Buffon, el arquero de 39 años con una flexibilidad, prontitud de reflejos y precisión ante el reclamo de lo inesperado, que nunca caducan. Lo vimos el miércoles, rejuvenecido, determinante para mantener en cero al Mónaco, como lo hizo dos veces en cuartos de final frente al Barcelona y en octavos ahogando al Oporto. 

DOS GOLES EN ONCE JUEGOS

El paso del tiempo nos ha pasado factura a todos, excepto a Gianluigi Buffon. El arquero del Juventus ha logrado detenerlo, volando hacia una de las escuadras superiores o lanzándose contra la base de uno de los postes. Da la impresión de atajarlo todo, de ser invulnerable, pese a no ser colocado al nivel del alemán Neuer, sin duda, el mejor del planeta. Esa confianza que muestra Buffon entre las dificultades, revestida de sobriedad, es única, cultivada a través de la experiencia con la mezcla requerida de destreza y sabiduría. El italiano impone respeto y hasta intimida con su presencia. Lleva 621 minutos sin permitir gol y solo permite dos a lo largo de 11 juegos en esta Champions. 

Yo crecí admirando a dos arqueros caseros en los años 60, Róger Mayorga y Salvador Dubois, después de la época de Alfredo Artiles. La televisión en blanco y negro era escasa, y en casa de pobres no se tenía. El soviético Lev Yashin, conocido como “La araña negra”, provocaba internacionalmente el mayor impacto y en el Mundial de 1970 el inglés Gordon Banks y el uruguayo Ladislao Mazurkiewic se robaron el show. Posición de sufrimiento, pero revestida de espectacularidad, y muy visible, la portería siempre tuvo algo de mítico.

CIFRAS ASOMBROSAS

Albertosi fue el primer arquero italiano que llamó mi atención. Sereno, con una gran colocación y dueño del área en las salidas, era efectivo, pero más adelante llegó la época de Dino Zoff, considerado el mejor “azzurri” de toda la historia, hasta llegar a Buffon, sacado del Parma por el Juventus en el 2001, y quien ha estado en más de mil partidos. Tiene Gianluigi en su poder el récord de 937 minutos imbatible en la Serie A. Ha sido campeón del mundo en el 2006 y pese a su edad, con contrato garantizado hasta el 2018, pretende disputar su sexta Copa en Rusia, superando en duración al mexicano Carvajal, también arquero, y al alemán Matthaus.

Un título de Champions. ¿Será posible en este 2017 después de celebrar su séptimo título en Italia? No pudo retando al Milán en el 2007 y al Barsa en el 2015. Esa es su proeza pendiente, siempre soñada, ahora contra el único equipo que puede derrumbar el muro de Turín, el Real Madrid. Obviamente, el gran atractivo en la final de Cardiff.