•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert envía señales de vida. En el juego que los Reales de Kansas City perdieron 8-3 ante los Medias Blancas de Chicago, el nicaragüense conectó un doblete en tres turnos al bate, reformando su pobre promedio ofensivo de .125 a .143. Este cañonazo fue apenas su segundo extrabase del 2017: el primero fue el cuadrangular que le conectó a los Astros de Houston el 8 de abril, único día en el que ha ligado dos imparables en la actual temporada. 

El primer turno de la tarde fue más de lo mismo que ha mostrado el nicaragüense en la presente campaña. Ante el zurdo Derek Holland, que venía de retirar de forma perfecta las dos primeras entradas y que ya había sacado los dos primeros outs del tercer episodio, Cuthbert volvió a fallar. Con cuenta de una bola buena y otra mala, decidió hacerle swing a una bola rápida de cuatro costuras que se movía a 91 millas por hora, conectando un batazo inofensivo por la tercera almohadilla y convirtiéndose en el noveno hombre retirado en fila por el abridor de los Medias Blancas. Tras este primer turno malogrado, el costeño desmejoró su promedio de .125 a .121.

Consecuencia de la dominante labor de Holland, fue necesario esperar hasta la sexta entrada para ver nuevamente en acción al oriundo de Corn Island. Para entonces, la pizarra indicaba que los Reales caían 5-0 ante los White Sox y solo habían sido capaces de conectar un imparable, el doble de Mike Moustakas en el cuarto inning. En ese contexto, que resumía perfectamente la realidad de Kansas en este 2017, apareció Cuthbert para descifrar a Derek conectándole un doblete por el jardín central, apenas la segunda mancha en la admirable labor del carabinero de Chicago. Este fue el primer trancazo de dos bases de Cheslor en lo que va del año y le fue útil para elevar su average a .147. 

Tan solo una episodio más tarde, como resultado de que los Reales descifraran a Holland y le fabricaran dos carreras, cambiando la pizarra a 7-2, el nica volvió al cajón de bateo y fue el primero en enfrentar al derecho relevista Anthony Swarzak, quien solo necesitó una bola rápida de dos costuras para dominarlo en elevado al bosque derecho, obligándolo a bajar su promedio ofensivo a .143. Tal registro no es del todo alentador, pero al menos en esta jornada no se fue en blanco y mejor aún, no se ponchó.

Esta campaña, en la que se poncha 10 veces, Cuthbert conecta solo un cuadrangular, anota una carrera y empuja otra, siendo uno más entre los apagados peloteros de los Reales, equipo que tras el juego de ayer quedó con balance de 9 victorias y 18 derrotas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus