• |
  • |
  • Edición Impresa

La Roma, que había caído de forma provisional a la tercera plaza tras el triunfo del Nápoles (3º) el sábado contra Cagliari (13º) por 3-1, recuperó ayer la segunda posición al golear en campo del Milán (6º) por 4-1, en el cierre de la 35ª jornada de la liga italiana.

El bosnio Edin Dzeko marcó primero un doblete (8, 28) que le permite tomar en solitario la cabeza de la tabla de goleadores con 27 tantos. El Milán se acercó en el marcador gracias al croata Mario Pasalic (2-1, 76), pero Stephan El Shaarawy (78) y después Daniele de Rossi de penalti (87) cerraron el marcador para la Roma.

Por su parte, Lazio arrolló a Sampdoria (10º), con un triunfo por 7-3, consolidando su cuarta plaza, que le clasifica para la próxima Europa League, mientras que la Juventus sumó el sábado un punto (1-1) contra el Torino (9º), en su búsqueda de un nuevo título.

Lazio sigue a ocho puntos de la Roma, tercero y que ocupa la última posición que da acceso a la próxima Champions. Por su parte, el Atalanta (5º) no pudo pasar del empate a un tanto frente al Udinese (11º).

El centrocampista Bryan Cristante adelantó al Atalanta en el minuto 41 de juego, pero el croata Stipe Perica del Udinese puso las tablas en el marcador.

Otros resultados

El Inter de Milán (7º) se complicó su clasificación para disputar la Europa League la próxima temporada al caer frente al Génova (16º) por 1-0, ya que a la segunda competición continental solo clasifican el cuarto y el quinto.

La Fiorentina, octava, dejó escapar en cambio la ocasión de superar al conjunto milanés en la tabla de clasificación, tras firmar tablas en Sassuolo (14º) a dos tantos. Ambos están igualados a 56 puntos.

El Palermo, 19º y penúltimo, descendió oficialmente a la Serie B al empatar ante el Chievo (12º) a un tanto, convirtiéndose en el segundo club en perder la categoría tras el Pescara. El club siciliano ha cambiado doce veces de entrenador en dos temporadas, de los que cuatro fueron este año.

Mientras tanto, la Juventus de Turín se asoma hacia la conquista del scudetto tras empatar (1-1) ante el Torino, gracias a un tanto en el descuento del argentino Gonzalo Higuaín (90+2).

Antes de la diana del atacante de la Albiceleste, que ya fue decisivo el miércoles anotando los dos goles de la Juventus frente al Mónaco en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones, el croata Adem Ljajic puso ventaja al Torino con un gol de falta directa (52).