• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Poco tiempo después que el Deportivo Walter Ferretti y el Real Estelí garantizaran su presencia en la gran final de la Liga Primera, la cual se jugará el 13 de mayo (ida) en el Estadio Nacional de Futbol y el 20 del mismo mes (vuelta) en el Independencia de la ciudad norteña, muchos se preguntan: ¿Qué factores benefician o perjudican a ambos clubes? ¿Quién es el favorito para quedarse con la corona del Torneo de Clausura?

Evidentemente y a pesar de sufrir de más ante la UNAN-Managua en semifinales, el Real Estelí mantiene inmaculado su favoritismo. Eso sí tendrá que cuidarse demasiado de un equipo que se presenta a la final con los ánimos por cielos y con la figura inspiradora de Denis “Pulpo” Espinoza, jugador que hizo gala de sus habilidades como guardameta en la tanda de penales protagonizada en las semifinales frente a los Caciques del Diriangén.

Dos empates

Norteños y capitalinos se vieron las caras por primera vez en este Torneo de Clausura en la jornada dos (4 de febrero de 2017), empatando 1-1. Los goles fueron de Gregorio Torres por el Tren y Jorge García marcó por los policías. Luego volvieron a empatar en la jornada 11 (5 de abril), esta vez sin goles. Estos dos empates entre los actuales finalistas reflejan lo cerrado que podría resultar la batalla por el título.

En partido a doble eliminación los pequeños detalles marcan la diferencia, lo sabe bien el conjunto policiaco, que viene de darle vuelta a un resultado adverso ante el Diriangén (1-0 en el partido de ida). Por su parte, el Tren logró vencer al conjunto académico en el primer partido 1-0, con gol de Elmer Mejía; sin embargo, en el segundo encuentro aunque la tropa norteña se adelantó por medio de Luis Manuel Galeano, sufrió mucho en la segunda mitad, sobre todo después del gol de Rafael Baquedano empatando las acciones. La UNAN puso en aprietos a la tropa de Otoniel Olivas, pero el tiempo los asfixió y terminaron muriendo.

Anímicamente los policías le sacan ventaja a los rojiblancos, pero el material humano que presentan los norteños los hace desde cualquier ángulo el gran favorito para llevarse la final. Será como una fiesta con parte de los regalos repartidos, pues independientemente del resultado, ambos equipos están ya clasificados a la Liga de Campeones de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf).

El Ferretti tratará de demostrar que es lo suficientemente compacto para parar el Tren. En tanto los norteños buscan un título más, solo para recordarnos que la liga es de solo un equipo.