•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Identificar cuándo es el momento propicio de retirarse es una de las decisiones más difíciles, pero necesarias que deben hacer los deportistas de alto rendimiento. De eso está claro el pelotero originario de la Ciudad de las Flores (Masaya), Justo Rivas, quien manifestó que “no hay nada ni nadie” que lo haga pensar en que debe seguir jugando cuando finalice la actual temporada del campeonato Germán Pomares Ordóñez, incluso cuando atraviesa por un gran momento en la presente temporada. El pasado viernes, en la serie ante los Indios del Bóer, Rivas conectó un jonrón en el décimo episodio para dejar tendido al conjunto capitalino.

Con ese cuadrangular, Rivas llegó a 163 vuelacercas, posicionándose en el octavo lugar entre los peloteros nicas con más bambinazos en el beisbol nacional, poniéndose a dos de Juan Cabrera (165HR) y acercándose peligrosamente a las marcas registradas por Nemesio Porras y Norman Cardoze, quienes comparten el quinto lugar con 183. Eso sí, Justo ha conectado todos sus cuadrangulares con bate de madera, a diferencia de los peloteros antes mencionados.

15 cuadrangulares acumula Rivas en esta temporada.

Sin embargo, a pesar de estar en su punto de ebullición con su bate, repartiendo incogibles a diestra y siniestra, Rivas se mantiene firme y declara con contundencia que “la decisión está tomada”, no habrá otra campaña más como jugador. “A pesar de estar pasando un buen momento y de estar tan cerca de Juan Cabrera, Nemesio y Cardoze, a mí no me quita el sueño tumbarle el récord a nadie, yo en lo que me he enfocado hasta el día de hoy es en ayudar al equipo, trato de ir juego a juego y si llego a conectar 20 o 30 jonrones es porque Dios así lo quiere, pero hasta ahí llego. Ya decidí que lo que haga este año será lo último como pelotero”, manifestó Rivas, agradecido por el apoyo que ha recibido de la fanaticada.

163 jonrones posee en su carrera como pelotero, todos con bate de madera.

“Me siento muy contento con el apoyo de los fanáticos, todos trabajamos como lo que somos, un equipo que se identifica con su gente (Masaya), además la forma en que ganamos el día viernes fue satisfactoria para ellos, pues se fueron a casa muy contentos”, dijo el pelotero.

Quiere se entrenador

Cuando se está tan cerca del beisbol, se vive de él y se disfruta de cada instante del juego, es complejo adaptarse al retiro de un día a otro, por ello, Justo Rivas no quiere desligarse del juego de los bates y las pelotas, manifestando su deseo de ser entrenador de bateo. “Yo me retiro especialmente porque quiero ser entrenador de bateo, amo el beisbol y a mí lo que me gusta es enseñarle a los muchachos lo que yo sé para que ellos lo pongan en práctica en el terreno de juego”. 

“Esto de ser entrenador de bateo no es algo que sea ajeno a mí, pues desde hace 5 años he estado ayudando a los peloteros jóvenes del equipo”, enfatizó el pelotero, que lejos de mostrarse nostálgico se escucha muy motivado por comenzar su historia como entrenador de bateo.