•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la Arena Motorpoint de Gales, está la mitad del sueño que anhela cumplir Cristofer González (23-2, 15 nocauts), un muchacho humilde, buen hijo y con hambre de ser campeón mundial, buscando convertirse en una figura referente del país. El próximo 26 de mayo, González enfrentará a Andrew Selby (8-0, 15 nocauts) en una eliminatoria por el título 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), en la pelea más importante de su carrera hasta el momento. 

Firmado este año por la promotora Nica Boxing, de Pablo Osuna González, ha dado un salto significativo en su persecución de pelear una corona. El convertirse en campeón internacional del organismo lo proyectó a esta oportunidad ante un rival de poca experiencia, pero con un boxeo depurado, de estilo olímpico, escurridizo y contragolpeador.

Reto mayúsculo para el nica, más cuando se trata de boxeadores que se le mueven, pues lo complican. El último ejemplo fue Eliecer Quezada, un pugilista parecido a Selby y que le hizo la vida imposible a Cristofer en el Puerto Salvador Allende. Eso sí, González tiene una cualidad importante, sabe corregir a medida que transcurren los asaltos y aplica variantes para imponerse. Pero cuando se trata de eliminatorias, en ocasiones no hay tiempo de modificar, se debe salir a matar, con riesgos de morir en el intento.

“Estoy satisfecho por el trabajo que hemos hecho con el equipo. Esta pelea me puede cambiar la vida, mi sueño es pelear título, ser campeón mundial, es tratar de convertirme en una figura de mi país, sacar a mi familia adelante. Primeramente Dios espero derrotar a Selby, me siento preparado física y psicológicamente”, comentó Cristofer, refiriéndose al acondicionamiento que ha hecho con sus entrenadores Róger González y Wilmer Hernández, quien no solamente está aportando en la estrategia sino también en el mascoteo y la preparación física. 

Va con todo

“No habrá round de estudio, desde que suene la campana voy a buscar el nocaut, es mi objetivo. Selby es rápido, escurridizo, lo sé, pega y se corre. Mi idea es lastimarlo los primeros 6 asaltos, restarle condiciones y posteriormente pararme con él. Es clave mi gancho y cruzado de izquierda, pues él se descubre mucho el área hepática, estamos trabajando con la derecha también, son golpes que le entran. Aunque se escuche feo, pero voy a desbaratar a Selby”. “La experiencia será clave. Me va a ayudar eso, pues he enfrentado mexicano escurridizos que pasaban muchos golpes, pero la pelea que hice con Eliecer Quezada me va ayudar mucho, él se parece a Selby. Debo lastimarle los brazos, taparle la salida, que se sienta acosado”, finalizó el muchacho de la colonia Nicarao.