•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de dieciocho jornadas y cuatro partidos intensos de semifinales, los pronósticos se ajustaron a la lógica. Real Estelí y Walter Ferretti, los clubes más consistentes del balompié nacional en la actualidad, avanzaron a la Liga de Campeones de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf) y se disputarán el título del Torneo de Clausura de la Liga Primera en partidos de ida y vuelta (13 y 20 de mayo, en el Estadio Nacional de Futbol y el estadio Independencia, respectivamente.

La lógica también indica que serán duelos de pronósticos reservados. Pese a que el “Tren del Norte” ha impuesto una hegemonía en la última década, si hay un equipo capaz de complicarlo en esta instancia, ese es el rojinegro capitalino. En 2015, Ferretti le arrebató el boleto a “Concachampions” a los rojiblancos, para avanzar por primera vez a ese torneo, y, aunque esta vez ambos garantizaron su participación, estará en juego, además del título del Clausura, el orgullo.

Las estadísticas, que reflejan un amplio dominio de los estelianos sobre los “policías” desde 2005 hasta la actualidad, con 26 victorias, por 13 derrotas y 26 empates en 65 encuentros, adornan los antecedentes a favor del conjunto norteño; sin embargo, deben ser vistas con prudencia ante un rival que bajo las órdenes del técnico brasileño Flavio da Silva propone buen futbol, marca muchos goles y se resiste a caer fácilmente. Así lo demuestran los tres empates consecutivos que han sacado ante el “Tren del Norte”, de los cuales dos corresponden al actual torneo.

Bajas claves

Entre los factores que rodean esta final y que podrían inclinar la balanza a favor de uno u otro, posiblemente el que beneficie a los norteños es la disponibilidad del plantel completo, entre titulares habituales y suplentes. Del otro lado, Ferretti podría resentir la ausencia del brasileño Robinson Luiz, quien se perderá el juego de ida tras haber sido expulsado por doble amarilla ante el Diriangén. Los 20 goles del carioca esta temporada, siete más que su compañero de equipo Bernardo Laureiro, reflejan lo sensible que será su baja.

La comunión entre Luiz y Jorge García en ataque, con el agregado de Pedro dos Santos construyendo jugadas desde el mediocampo, ha sido una fórmula que le ha dado resultados a Da Silva. Ante la ausencia de Robinson, el timonel rojinegro tendrá que buscar una variable que adopte sus funciones para intentar hacer daño en el duelo de ida y llevar renta positiva al estadio Independencia. Agréguenle la baja por lesión del zaguero central Eder Munive, cuyo lugar ocuparía Allan Gutiérrez.

Otoniel Olivas, en cambio, podría alinear a su once de gala con Justo Lorente en el marco, Jason Casco, José Fontes, Manuel Rosas y Josué Quijano en defensa. Gerardo Aguilar, Franklin López y Juan Carlos López en el mediocampo, y un ataque peligroso con Carlos Chavarría, Gregorio Torres y Manuel Galeano. Las opciones en el banquillo son igual de fiables: el arquero Henry Maradiaga, los defensas Elmer Mejía y Francisco Paz, los mediocampistas Marlon López y Nahúm Peralta, y los delanteros Ariagner Smith y Samuel Wilson.   

Por lo demás, futbolística y anímicamente, ambos equipos llegan fortalecidos a la final, tras resolver eliminatorias complejas exhibiendo mayor dominio de las circunstancias. En el tapete de los pronósticos, como de costumbre, los estelianos deben ser considerados ligeramente favoritos, pero adoptar esa posición podría ser imprudente ante el Ferretti, que se encomienda a la inspiración del arquero Denis “Pulpo” Espinoza, verdugo del Diriangén en semifinales.