•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El lanzador nicaragüense, Roniel Raudes, no pudo agenciarse la victoria ayer, en el partido que su equipo Salem Red Sox ganó 10-8 a los Astros Buies Creek. El pinolero tuvo un buen arranque en los primeros tres episodios, sin embargo se mostró vulnerable en el cuarto capítulo al permitir tres carreras y desaprovechó una ventaja de siete anotaciones que había producido su equipo.

En el primer episodio, Raudes enfrentó a cuatro bateadores. Dominó a Myles Straw en elevado al jardín derecho, posteriormente Aníbal Sierra le ligó doblete, luego Kyle Tucker se ponchó y finalmente Dexture McCall fue puesto fuera de tercera a primera. El dominio del muchacho originario del barrio “El domingazo”, siguió en el segundo capítulo, en donde retiró a tres bateadores en fila. Eduardo de Oleo falló en rola a la tercera base, Ryne Birk se ponchó tirándole y Anthony Hermelyn fue dominado en elevado al jardín derecho.

En el tercer inning, el buen trabajo del granadino siguió al dominar a Johnny Sewald en rola a la segunda base, Arturo Michelena se ponchó y Myles Straw fue dominado en elevado al jardín central y se daba por hecho la victoria para el granadino, su pistola se quedó sin pólvora en el cuarto episodio.

Raudes ponchó a Anibal Sierra, sin embargo con base por bolas otorgada a Kyle Tucker se encendieron las alarmas ante un posible repunte enemigo, algo que fue inevitable para el granadino pues Dexture McCall conectó imparable al jardín izquierdo, luego Eduardo Oleo siguió con otro hit permitiendo la anotación de Tucker y el avance a tercera de McCall. Posteriormente, Ryne Birk le negoció boleto al nica y Anthony Hermelyn ligó imparable al bosque izquierdo propiciando la carrera de Dexture McCall.

El panorama era negro para el granadino, con Eduardo Oleo en tercera y Ryne Birk en segunda, Raudes ponchó a Johnny Sewald y el piloto de Salem decidió mandarlo a las duchas, a su rescate envió Jordan Weems. En resumen Roniel lanzó 3.2 episodios, 4 imparables, 3 carreras permitidas, dos de ellas limpias, 2 bases por bolas y 5 ponches propinados, dejando su efectividad en 4.31.

Fue otra noche turbia para Raudes, tuvo la victoria en sus manos pero la dejó escapar en un parpadeo.