• |
  • |
  • END

José “Quiebra Jícara” Alfaro ha tenido un año de conquistas. Cinco victorias en los últimos doce meses de actividad, lo han catapultado frente a la oportunidad de título de las 135 libras de la Asociación Mundial de Boxeo, este 29 de diciembre en Alemania.

Se trata de una pelea muy complicada para el nica, pues tendrá enfrente al tailandés Prawet Singwancha, calificado como un boxeador rápido, que lo convertirá en un blanco difícil para un “Quiebra Jícara” Alfaro, que ha tenido problemas con este tipo de rivales.

“Siempre platico con él después de cada entrenamiento y el otro día le dije: ‘José, ¿qué ha pensado usted de su pelea?’, es bueno platicar de las cosas que uno aspira. Y él me dijo: ‘Yo creo que el muchacho (tailandés) no va a aguantar mis manos, en cuanto lo trabe va a sentir mi pegada. No se preocupe, vamos a llevar la iniciativa’… Yo creo en él, creo mucho en su pegada y en la preparación que llevamos”, comentó su entrenador Gustavo Herrera, antes de partir ayer a Alemania.

Para llevar la pelea a ese contexto, el plan a ejecutar será restarle velocidad de manos y piernas, lo que le exigirá una gran condición física y sobre todo más movilidad a Alfaro.

“Vimos el vídeo de la pelea que tuvo José Miguel Cotto con el tailandés y fue evidente cómo equivocó su pelea Cotto, tirando muchos golpes arriba. Esa no va a ser nuestra pelea. El plan que llevamos es tirar la mayor parte de golpes abajo, para restarle condición. ¿Cómo vamos a hacerlo? Cerrándole las salidas, combinando golpes abajo y arriba, y no me extrañaría que de esa manera podamos sacar un nocaut”, agregó el entrenador nacional más exitoso.

En los tres meses de preparación, Herrera enfocó mucho el trabajo en los cierres de espacio, practicando en el ring, y sobre la lona ubicaba una esponja de gran grosor, que limitaba más el desplazamiento de Alfaro.

“Estoy seguro de que eso nos dio más movilidad y lo necesitábamos porque sabemos que el tailandés es un rival rápido, incómodo por su perfil zurdo, pero si aplicamos lo que entrenamos con los cierres y tiramos muchos golpes abajo, la pelea se puede definir a nuestro favor. La verdad es que, lo repito, creo mucho en su pegada”, insistió.

“Tanto para Alfaro como para mí, ésta pelea es una oportunidad que no la tenemos todos los días, y los dos estamos convencidos de que se puede vencer al tailandés. Todo dependerá de la estrategia que apliquemos, porque estoy seguro que llevamos la preparación adecuada para traernos ese título”, explicó.