• |
  • |
  • Edición Impresa

Saltan a la vista y se colocan sobre el tapete, tres poderosas razones para esperar un show de furia por parte del Real Madrid frente al Málaga hoy, en busca del título del futbol español: 1) Alargar este cierre de liga impresionante con otro triunfo autoritario que certifique su superioridad indiscutible; 2) Lanzar una seria advertencia mete miedo al Juventus, quien lo reta en la final de la Champions el 3 de junio en Cardiff; y 3) Fortalecer su confianza dejando claro por qué es considerado en estos momentos, el mejor equipo del mundo en las valoraciones hombre por hombre, sector por sector, y sobre todo en funcionamiento.

Te interesa: Real Madrid y Barcelona mantienen la emoción en la Liga​Ronaldo comanda el ataque madrileño

Aunque Carlos Fuentes en su libro El Naranjo, dice que no existe presente vivo con pasado muerto, sacar de los sepulcros historias de desenlaces en los que el equipo que solo necesitaba agregar un punto se quedó corto, o recordar cierres en que el Real Madrid naufragó a última hora, no puede provocar la menor preocupación, porque este equipo de Zidane, tan exuberante en capacidad de destrucción, capaz de no percatarse de las ausencias de Gareth Bale y Dani Carvajal, pilares de gran significado, se encuentra atravesando –tanto en la Liga como en la Champions, un momento estelar sin talón de Aquiles.

Descarten hundimiento

A propósito de detalles, leo que el Real Madrid solo pierde un juego de sus últimos 33 con el Málaga, y fue en el 2012, cuando Mourinho estaba al mando en la Casa Blanca, y fue el día en que el técnico portugués decidió sentar a Iker Casillas. Así que, sin ignorar que el Málaga fue el verdugo del Barcelona en esta temporada al robarle cinco puntos con empate y victoria, el Madrid, con su armamento y su rendimiento, no puede verlo como una gran amenaza, capaz de taladrar y hundir al Titanic. Lo que vale y pesa, es la funcionalidad de la tropa que dirige el “General” Zidane.

De interés: Luis Enrique cree que el clásico "puede ser determinante" para la Liga

Aunque en 6 de 35 oportunidades, la liga cambió de dueño en el último grito del drama, siendo el más mordido el Real Madrid con tres frustraciones, en esta ocasión, tal posibilidad aunque existente, se ve tan remota como un día tranquilo de Donald Trump. Considero más factible que el Barsa se enrede con el Eibar, número 10 en el ranking español con 54 puntos, 8 más que el Málaga, número 11, que este explosivo Real Madrid pierda impulso con su adrenalina fluyendo aceleradamente en busca del banderín. En el campamento azulgrana se siente un golpe psicológico cuando aún ganando, por cualquier margen, no es suficiente, si al perseguido le basta empatar.

Fuerzas desiguales

Kameni es un gran arquero, y lo veremos trabajar horas extras como un acróbata frente al cañoneo del Real Madrid, con Cristiano y Benzema, en conexión con Isco, con el apoyo eficaz y decidido de Modric, Kroos y Casemiro, y los avances incontrolables de Marcelo por la izquierda. Llorente, Luis Hernández, Camacho, van a sentir que hasta sus huesos están sudando, mientras Juanpi, Sandro y quizás Jonny, batallan con Marcelo, Ramos, Varane y Nacho, si es utilizado en la zona de Carvajal, enviando a Danilo al banco. Obviamente se trata de dos fuerzas desiguales, y me atrevería a decir, sin espacio para que se fabriquen milagros en el duelo de hoy.

Así como el año pasado, cuando pese a la vibrante recuperación del Real Madrid haciendo tambalearse al Barsa al entrar la recta final, pensamos que la persecución de los azulgrana por parte de los blancos, sería llamativa, interesante, pero inútil, como efectivamente ocurrió, así lo vemos ahora pero en diferente dirección. Llegado al momento de obtener el cofre del tesoro en un solo juego, con el hándicap del empate en sus manos, no se me ocurre dudar del Real Madrid, precisamente en su momento de agitación extrema, sin creer en ningún rival. Una derrota de los “Ángeles blancos” combinándose con triunfo del Barsa haciendo cambiar de manos el banderín, sería lo más asombroso del 2017. Difícil de imaginar.Messi acabará la Liga como Máximo Artillero

Arremeter y golpear

Estamos seguros que en el Madrid, nadie está pensando en el empate porque aunque lo pretendiera, no es un equipo especulativo, sino de futbol directo, rugiente, buscando cómo hacer prevalecer su poderío ofensivo, convertido en su mejor forma de defenderse. Esa voracidad debe mostrarse hoy desde el propio arranque de juego, sobre todo, porque se dispone de los recursos para arremeter, acorralar y golpear en la mandíbula al adversario. Zidane tiene que haber descartado ceder espacios y balón al Málaga. Su equipo saldrá como Mike Tyson, a noquear, y para eso tiene a Cristiano encendido, sembrando pánico, funcionando como un 9 incontrolable.

La victoria en el último Clásico con el gol contra reloj de Messi, le proporcionó vida al Barsa en la Liga después de haberse estrellado contra el Juventus en la Champions, pero sus esperanzas fueron desvaneciéndose frente a la firmeza del Madrid para producir resultados favorables con Cristiano galvanizado, Benzema eficaz, Isco incidiendo, y los aportes de Morata y Asensio. En forma imperturbable, con ese medio campo de Kroos, Modric y Casemiro, el Real Madrid fue avanzando hacia su título 33 en el futbol español, mientras la desesperación apretaba el cuello del Barsa, hasta empujarlo hacia atrás hace unos días derrotando al Celta. Lo previsible hoy: victorias del Barsa y el Madrid. Coronación de los blancos y resignación azulgrana.