•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Manchester United y Ajax de Amsterdam, dos equipos históricos del viejo continente, buscan hoy en Estocolmo (12:45 p.m.) el título de la Liga Europa y el billete directo para la próxima edición de Champions League, en una final marcada por el trágico atentado terrorista del martes por la noche en Mánchester.

En el equipo de Old Trafford, al que en sus ilustres vitrinas solo falta un título, la Europa League, confía ciegamente en una victoria sobre los holandeses para salvar la que ha sido una decepcionante primera temporada de José Mourinho en el banquillo.

Pese a haber levantado la Copa de la Liga, su mal hacer en la Premier League —sexto— y en la Copa de Inglaterra (FA Cup) han hecho de un torneo que a comienzos de curso era visto como una mera distracción en el objetivo primordial de la campaña.END

De coronarse campeón, el United no solo elevaría a cinco el número de representantes de la liga inglesa en la Champions el año que viene —Chelsea, Tottenham Hotspur, Manchester City y Liverpool—, sino que levantaría su primer título europeo desde el año 2008 y completaría su glorioso palmarés de triunfos internacionales.

El encuentro, sin embargo, estará marcado por el atentado terrorista del lunes por la noche después de un concierto de la estrella pop estadounidense Ariana Grande en el Manchester Arena, que dejó 22 muertos y 59 heridos.

De interés: Ajax aplasta al Lyon

En lo puramente deportivo, Mourinho no podrá contar con los servicios del defensa marfileño Eric Bailly, un fijo en el eje de la zaga durante toda la temporada, quien fue expulsado en el partido de vuelta de semifinales ante el Celta de Vigo y deberá cumplir sanción.

Otro central, el inglés Chris Smalling, es duda hasta última hora por lesión, por lo que Phil Jones podría acompañar a Daley Blind en la defensa, donde sí estarán el ecuatoriano Antonio Valencia en el costado derecho y el reconvertido Matteo Darmian en el lateral izquierdo.

El francés Paul Pogba y el español Ander Herrera son piezas inamovibles en el centro del campo, mientras que Marouane Fellaini, que sufrió una pequeña dolencia muscular en el partido de liga ante el Southampton la pasada semana, también apunta a la titularidad si se recupera a tiempo.

La portería volverá a ser defendida por el argentino Sergio Romero, tal y como ha sucedido durante los últimos encuentros en el torneo, por lo que el español David de Gea, el titular habitual en la Premier League, arrancará el partido desde el banco de suplentes.

La conocida ausencia por lesión de Zlatan Ibrahimovic volverá a abrir las puertas de la titularidad al jovencísimo Marcus Rashford, quien ha respondido sobradamente a la confianza del técnico. El canterano liderará un ataque en el que estarán también el armenio Henrik Mkhitaryan y el inglés Jesse Lingard.

Equipo ofensivo

Por su parte, el joven Ajax regresa a una final europea el día en que se cumplirán veintidós años de su último triunfo continental, la victoria por 1-0 en Liga de Campeones contra el Milán, gracias a un gol de Patrick Kluivert, cuyo hijo Justin, delantero como su padre, estará en el banquillo “ajacied” en el Friends Arena.

Desde su caída un año más tarde en la misma competición frente al Juventus en la tanda de penaltis, el Ajax no había estado presente en una final europea, a la que llega después de una temporada que empezó con dudas y ha acabado en clara trayectoria ascendente.

Peter Bosz -con pasado como jugador y técnico en el Feyenoord, el máximo rival, y que llegó este verano procedente del Maccabi Tel Aviv- ha superado el golpe que supuso la eliminación en la última ronda previa de la Liga de Campeones frente al Rostov para construir un equipo con mucho futuro y clara vocación ofensiva.

Pese a perder el título de liga frente a un Feyenoord que dominó el torneo holandés desde el inicio, el Ajax llega avalado por una sobresaliente trayectoria en la Liga Europa, donde ha firmado grandes actuaciones, sobre todo en su campo.

El conjunto holandés —el más rematador de toda la competición, aunque también ha encajado siete goles más que el United— solo cuenta con una baja, la del sancionado Nick Viergever, cuyo lugar en el lateral izquierdo podría ocupar Riedewald, ya que Sinkgraven no se recuperó a tiempo de una lesión.