• |
  • |
  • Edición Impresa

De pronto, el rivense Erasmo Ramírez, lanzador caracterizado por la consistencia de su brazo, estaba cayendo 2-0 ante los Angelinos en el primer episodio, hecho que no se registraba en las consideraciones previas. Sin embargo, como suele ser costumbre, el rivense reaccionó, enderezó su picheo y no sufrió más daños en las siguientes cinco entradas, completando una labor de seis innings en los que permitió solo dos imparables, entre ellos un jonrón, otorgó una base por bolas y ponchó a dos adversarios, mejorando su récord a 3-0 y manteniendo su efectividad en 3.00, en la victoria de los Rays de Tampa Bay con pizarra de 5-2 sobre los Angelinos de Los Ángeles.

Erasmo llegó al encuentro luciendo una efectividad de 2.63 como abridor en este 2017, pues en diez entradas y un tercio solo habían podido fabricarle tres anotaciones. Sin embargo, los Angelinos, que llegaron al desafío exhibiendo un promedio ofensivo de .242, lo descifraron en tan solo el inicio del juego. El primero en conectarle la pelota con furia fue nada más y nada menos que Mike Trout, uno de los artilleros más temibles de la actualidad en el mejor beisbol del mundo. Tras el doblete de Trout, apareció Albert Pujols, pelotero que si bien es cierto ya ha visto pasar sus mejores años aún sigue siendo peligroso, y lo demostró anoche, conectando el cuadrangular que puso atrás 2-0 a Ramírez.

No era el inicio deseado, pero no había espacio para lamentos, sino para recuperar la confianza y evitar que el mal arranque se convirtiera en un caos. Claro, aparecía como factor necesario que la artillería de Tampa mostrara su capacidad productiva en respaldo del rivense, y así fue. En el cierre del segundo episodio, una base por bolas a Logan Morrison y un trancazo de vuelta entera de Steven Souza Jr. empataron el marcador, como diciéndole a Erasmo, quien ya había retirado sin problemas la parte alta del segundo, ¡aquí estamos!

Revitalizado

Con la ventaja de los Angelinos borrada, Erasmo se estableció en el montículo y entonces fue misión imposible volverlo a descifrar. En la tercera vuelta, tras dominar a Cliff Pennington y a Cameron Maybin en roletazos dentro del cuadro, Trout le volvió a conectar doblete, pero cerró dominando a Pujols, su victimario en el inicio del encuentro. En el cierre, dobletes consecutivos de Corey Dickerson y Kevin Kiermaier reformaron la pizarra de 2-2 a 3-2, poniendo al nicaragüense en ventaja.

Ese apoyo ofensivo de los Rays estimuló a Erasmo, que en el cuarto, pese a recibir doble de Andrelton Simmons, volvió a mostrarse dominante. Fue igual en el quinto, episodio en el que luego de someter a Nolan Fontana en roletazo a la segunda base, ponchó de forma consecutiva a Pennington y a Maybin. En ese momento no quedaba dudas, el de Rivas ya era dueño del montículo y lo siguió demostrando en la sexta entrada, en la que solo otorgó una base por bolas.

Pese a que se había mostrado dominante, exhibiendo ese picheo controlado que le caracteriza, no recibió la oportunidad de saltar al montículo en la séptima entrada. Salió dejando el juego a favor de su equipo 3-2, y los relevistas José Alvarado, Ryne Stanek y Alex Colomé se encargaron de sostener la ventaja, que en el séptimo fue ampliada a 5-2. Ganó Erasmo su tercer partido de la temporada, demostrando que como abridor acostumbra a ser un tiro seguro.