•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ver al galés Andrew Selby, le incrementó mucho más la confianza a Cristofer González, previo al enfrentamiento de este viernes en Cardiff, Gales. “No lo vi fuerte, al contrario, se ve frágil”, contó el muchacho de la colonia Nicarao en Managua que después de entrenar por la tarde este miércoles en el interior del Clayton Hotel marcó 111.9 libras, un gramo por debajo de la categoría en la que está pactado el duelo.

Esta tarde (2:00) hora de Gales, Cristofer y su rival subirán a la báscula para cumplir con el primer compromiso. Después de dar 111.9, es probable que el nica pueda marcar hasta 111, pues después de largas horas de descanso su cuerpo puede bajar hasta 1 libra. “Selby no me intimida, sinceramente no me impresionó en nada. Pero bueno, no debo confiarme por la impresión visual, el viernes voy a salir con todo desde el primer asalto”, dijo González con una confianza exuberante.

Oportunidad de oro

Triunfar en Gales le garantizaría a Cristofer disputar la corona 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Es su sueño, el anhelo de su corazón y el de su familia también. La pelea no es nada fácil, enfrente tendrá a un boxeador de poca experiencia profesional, pero con una trayectoria que merece respeto en el tramo olímpico. Selby tiene muchos recursos técnicos, es rápido de manos, mueve bien la cintura, pasa golpes con maestría y parece un correcaminos en el ring, haciendo deslucir muchas veces a sus rivales.

111.9 libras marcó ayer Cristofer González después de su última sesión de entrenamiento. Hoy es el pesaje a las 2:00 p.m., hora de Gales.

Tiene razón González al decir que una de las claves para provocar un desconcierto en el boxeador galés, es acosarlo desde el primer asalto, atacarlos sin cesar y tomar riesgos como un kamikaze en el ring. “Debo taparle las salidas a Selby, puede ser que en algunos momentos se pare a pelear, pero estoy convencido que su plan es andarse corriendo y contragolpeando. Eso lo puedo evitar si lo ataco sin parar, no dándole respiro. Estoy en unas condiciones inmejorables. No sé si la pelea va a durar los 12 asaltos, pero en mi mente buscaré el nocaut”, afirmó.

Cristofer está siendo acompañado por su entrenador de cabecera Róger González y Wílmer Hernández, quien es adiestrador de Román “Chocolatito” González y estará en la esquina del nica aportando su experiencia y conocimiento en este combate eliminatorio que podría definir el futuro inmediato de González.