•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El mañana para Cristofer González (23-2, 15 nocauts) es hoy, día en el que se juega parte de su futuro. Un triunfo esta tarde (2:30 p.m., hora de Nicaragua) en la Motorpoint Arena, en Cardiff (Gales) le abriría las puertas a pelear por entrar al paraíso de los campeones mundiales. Pero primero debe derrotar a Andrew Selby (8-0, 5 nocauts), un peleador de poca experiencia, no obstante, técnicamente es un artista del ring, su movilidad desconcierta y es rápido al contragolpe.

No esperen a un Selby aguerrido, fajado en el centro del ring, tomando riesgos sin medir las consecuencias, claro que no. Esa postura le pertenece a González, quien debe salir como una locomotora a tirar golpes desde el primer asalto, acosando al rival, y acortándole los espacios. El galés va a correr seguramente, pero dependerá del nica evitar que Selby se asiente y la pelea se mueva a su ritmo.

La primera mitad del combate es clave. Con los pulmones llenos de oxígeno, Cristofer tendrá la capacidad física para ser agresivo, tirar golpes desde todos los ángulos e irle mermando condiciones a un Selby que seguramente intentará sobrevivir al vendaval de los 6 asaltos iniciales. Si el combate pasa más allá del sexto, el galés por sus recursos, podría inclinar la balanza a su favor, buscando un triunfo por decisión unánime. Creer en un nocaut de Selby es una utopía.

 “Voy a ejecutar combinaciones largas, no pienso darle respiro a Selby. Desde que suene la campana voy a adueñarme del centro del ring. Quiero golpearlo lo más fuerte que pueda en los primeros asaltos, mermarlo físicamente. Después del sexto buscaré el nocaut”, dijo ayer González vía telefónica después de superar la báscula al marcar 111.6 libras, cuatro gramos por debajo de la categoría (112). Selby dio 111.4., evidenciando un desgaste mayúsculo.

Motivado por el apoyo

“Marqué 111 libras antes de pesarme, pero como me subí a la báscula con gorra, camiseta, y calcetas hice 111.6. Después de comer, me revisé el peso y marqué 122.7 libras. Estamos listos para mañana (hoy), gracias a Dios tengo bastante apoyo desde Nicaragua. Me han escrito, están orando por mí, eso me hace sentirme bien. Incluso aquí en Gales me han dicho que voy a ganar”, explicó el nica que subirá en 125 libras por recomendación de sus entrenadores, quienes pretenden que el muchacho no pierda velocidad.

 “Selby se miraba desgastado, delgado. Comparado con él, lucí muy fuerte. Mi entrenador Róger González dice que de repente como que Selby se quedaba dormido. Confio en la preparación que obtuve con Róger y Wilmer Hernández, ya es hora de salir de estos problemas (ganar en el extranjero), también por Nicaragua, por toda esa gente que está pendiente de mí”, agregó González que tendrá hoy el reto más importante de su carrera hasta el momento.