•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jim Bunning acaba de morir. Tenía 85 años y había sido un congresista republicano muy beligerante, después de ser un ganador de 224 juegos en las Grandes Ligas con la proeza de un no hitter y también 100 triunfos en cada liga a lo largo de una carrera de 17 años. Uno de sus dos no hitters fue Juego Perfecto, lanzando por los Filis contra los Mets de Nueva York en 1964. Previamente, en 1958, desde la colina de los Tigres de Detroit, Bunning dejó sin hit ni carrera a los Medias Rojas de Boston, eliminando a Ted Williams para el último out. Al retirarse después de la campaña de 1971, sus 2,855 ponches, eran la segunda cifra de la historia detrás de los 3,509 de Walter Johnson.

El perfecto de Bunning en 1964, año en que los Filis perdieron el banderín viendo desaparecer una ventaja de seis y medio juegos en las últimas dos semanas, víctimas de una espectacular arremetida de los Cardenales; fue el primero en los 84 años de la Liga Nacional, proeza no vista en las mayores desde el trabajo realizado por el yanqui Don Larsen en la Serie Mundial de 1956. Un ganador de 20 juegos en 1957, Bunning agregó cuatro temporadas de 19, superando dos veces las 300 entradas y seis los 200 ponches, con cifra máxima de 253 en 1967, año en el que terminó segundo de Mike McCormick, por encima de Ferguson Jenkins, en la lucha por el Cy Young de la Liga Nacional. Sin duda una buena acumulación de méritos para ser altamente valorado.

POR LA PUERTA TRASERA

No hay duda que la suma de méritos conseguidos por Bunning, respaldados por cifras, es superior a la que presenta Denis, pero aun así, fue necesario que se sentara a esperar ser sometido a la consideración del Comité de Veteranos en 1996, para poder entrar a Cooperstown, después de atravesar 15 años, debajo del 75 por ciento de los votos, mínimo permitido. Es decir, que Bunning se metió por la puerta de la cocina con su paciencia y esperanzas casi agotadas.

Denis Martínez trabajó un Juego Perfecto en 1991, primer latino en hacerlo, ganó 100 juegos en cada liga y 245 en total, no ganó 20 juegos y con un máximo de 16 en tres temporadas, obtuvo lideratos en entradas con 292, juegos completos con 18, blanqueos con 5 y efectividad con 2.39, abriendo temporada como líder de staff con Orioles, Expos e Indios. Nunca pensé que podría entrar en votación directa a Cooperstown, pero creí que sobreviviría encima del 5% un buen rato, siendo eliminado en su primer intento, en tanto el mexicano Fernando Valenzuela se evaporaba en el segundo con un Cy Young, un Novato del Año, un no hitter y un registro de 21 triunfos. La suma de registros alrededor de los 224 triunfos de Bunning, una cifra global limitada, le permitieron entrar a Cooperstown por medio del Comité de Veteranos.