•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Benfica de Lisboa ganó ayer la 77ª edición de la Copa de Portugal, la 26ª de su historia, derrotando al Vitoria de Guimaraes por 2-1, en la final disputada en el Estadio Nacional do Jamor, en Oeiras, en la periferia de la capital portuguesa.

Con este trofeo, logrado con los goles del mexicano Raúl Jiménez y el argentino Eduardo Salvio, Benfica culmina el doblete Liga-Copa, repitiendo lo conseguido en la temporada 2013/2014 a las órdenes del entrenador Jorge Jesus. Los lisboetas firmaron un buen inicio de la segunda parte, que les permitió ganar al equipo del norte de Portugal, con dos goles en cinco minutos. Raúl Jiménez abría el camino hacia la victoria con un globo desde cerca tras un disparo del brasileño Jonas, rechazado por el guardameta del Vitoria de Guimaraes, Miguel Silva (48). Solo cinco minutos más tarde (53), el internacional portugués Nelson Semedo lanzaba un centro perfecto desde la derecha a la cabeza del argentino Eduardo Salvio, que marcó pese a su pequeña estura de 1.72 metros.

Vitoria de Guimaraes, cuarto de la liga portuguesa esta temporada, redujo distancias con un tanto de cabeza del sudafricano Bongani Zungu, libre de marcaje (78). El equipo del norte de Portugal jugaba la séptima final de Copa de su historia, con un solo título logrado, en 2013 frente al Benfica.

A mediados de mayo, el Benfica lograba su 36º título de liga portuguesa al derrotar también al Vitoria de Guimaraes (5-0). Tras haber ofrecido su primera Copa de Portugal al Vitoria de Guimaraes en 2013, el entrenador Rui Vitoria logra esta vez el trofeo contra su exequipo.

Esta final de la Copa de Portugal 2016/2017 también estuvo marcada por la introducción en el futbol portugués de la asistencia con el videoarbitraje (VAR), aunque el colegiado del partido no necesitó recurrir a ella.