•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ningún equipo en la historia de la NBA —ni los Bulls de Michael Jordan, ni los Celtics de Bill Russell, ni los Lakers de Jerry West— ha ganado más partidos de temporada regular en un lapso de tres años que los 207 alcanzados por los Golden State Warriors desde el comienzo de la temporada regular de 2014-15. Los Warriors tienen una lista llena de estrellas liderada por dos exjugadores más valiosos de la liga en Stephen Curry y Kevin Durant y un equipo que entra en el juego 1 de las finales de la NBA, el jueves, habiendo perdido solo una vez desde el 11 de marzo.

A LeBron James se le preguntó el domingo que comparara la amenaza de los actuales Warriors con todos los otros desafíos que ha enfrentado en su carrera.

“Probablemente esté ahí entre los mayores”, apuntó James después de la práctica de los Cleveland Cavaliers. Obviamente, también he jugado contra cuatro miembros del Salón de la Fama, con Manu [Ginóbili], Kawhi [Leonard], Tony [Parker] y Timmy D [Tim Duncan] en el mismo equipo. Y si agregas a Pop [Gregg Popovich] allí, son cinco miembros del Salón de la Fama.

“Así que va a ser muy desafiante, esos tipos van a desafiarme, van a desafiar nuestro juego. Este es un equipo de gran potencia, y he jugado contra otros (de dura competencia). He jugado contra Ray [Allen], KG [Kevin Garnett], Paul [Pierce], [Rajon] Rondo y Doc [Rivers]. Así que va a ser muy difícil, no solo mentalmente, sino en nuestro juego y en nuestra franquicia”. 

Curry y Durant son seguros miembros del Salón de la Fama. Draymond Green y Klay Thompson también podrían estar en camino a Springfield, Massachusetts, dependiendo de cómo el resto de sus carreras marchen.

Sin embargo, el hecho de que James se esté preparando para un enemigo tan formidable en las finales se ha convertido en una vieja costumbre para él. Seis de las ocho veces que los equipos de James han llegado a la final salieron sin la etiqueta de favoritos, incluyendo este año. La única vez que un equipo de James fue el favorito en las finales y perdió fue 2011, su primer año con el Miami Heat, ante los Dallas Mavericks.

“Yo solo juego blackjack en Las Vegas de todos modos, por lo que no importa”, indicó James acerca de que las casas de apuestas dudan de las posibilidades de los Cavs.

Para el récord, James se siente bastante confiado sobre su carrera en finales y su registro de 4-4 con una victoria sobre Golden State. “Me siento bien con nuestras posibilidades”, dijo James. “Muy bien”.

¿La idea de ver otra temporada llegando hasta el final de junio solo para terminar en una derrota lo disuade? “Creo que es solo la alegría de poder competir por un campeonato”, subrayó James. “Si añades más presión, no creo en ello”.

James cree que estas finales, su séptimo viaje consecutivo a la ronda del campeonato, harán que la gente aprecie su carrera sin importar el resultado. “Creo que va a ser genial para mi legado, una vez que termine de jugar el juego y pueda mirar hacia atrás en el juego y decir: ‘Oh, este tipo fue a tres finales consecutivas, cuatro finales consecutivas, cinco, seis lo que sea’”, explicó James. “Creo que es genial hablar de ello, ver lo que pude lograr como individuo.

“Así que no sé cuál va a ser el resultado, pero vamos a escribir sobre él y hablar de ello durante la serie y a ver qué pasa. Pero estoy honrado y estoy feliz y estoy muy emocionado de volver a formar parte de las finales”.