•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Steve Kerr, entrenador de los Golden State Warriors, dijo que es poco probable que regrese a la banca para el juego 1 de la final de la NBA ante los Cleveland Cavaliers.

Sin embargo, no lo descartó completamente. “Si fuera ahora, no entrenaré el jueves por la noche”, dijo Kerr luego de practicar el lunes. “Todavía está en el aire”.

Kerr se dirigió a los medios porque el entrenador en funciones, Mike Brown, no asistió a la práctica. ESPN fue informado que el asistente de entrenador, Jarron Collins, dirigió gran parte de la sesión.

“Le dije al equipo que la buena noticia es que el equipo está realmente sano, pero la mala noticia es que el cuerpo técnico está cayendo como moscas”, bromeó Kerr. “Espero que Mike vuelta mañana (hoy)”. La última vez que Kerr se dirigió a los medios ante del lunes fue entre los juegos 2 y 3 en la ronda inaugural de los playoffs. Fue entonces cuando anunció que estaba tomando una licencia indefinida para ausentarse y encontrar un remedio para las migrañas y náuseas que han experimentados procedentes de la cirugía de la espalda hace casi dos años.

A principios del mes, Kerr visitó a un especialista en Duke University para someterse a un procedimiento para reparar un fuga de líquido espinal. Desde entonces, él ha tenido días buenos y días malos. Mientras Kerr se sentaba en su silla dirigiéndose a los medios de comunicación, estaba visiblemente incómodo.

“Estoy listo, pero no estoy listo todavía para entrenar”, dijo. “Sigo sintiendo muchos los efectos de lo que tengo en marcha”. Si no puede regresar para el juego 1, Kerr dijo que espera que se tome una decisión final sobre su estatus poco después. De cualquier manera, él viajará a Cleveland después de que los Warriors sean anfitriones con los dos primeros juegos de la serie.

“No estoy lo suficientemente bien como para entrenar en los juegos, sé porque entrené los 82 juegos y lo hice bien”, dijo Kerr. “Me sentí incómodo y con mucho dolor, pero lo hice bien. Puedo hacerlo. Los dos primeros juegos en la serie ante Portland las cosas empeoraron. Usted me vio en el último cuarto del juego 2. No podía quedarme inmóvil en mi silla. Era tanto dolor. Me he puesto un poco mejor. Por eso estoy aquí hablando contigo ahora, pero probablemente puedes decir que no estoy feliz aquí sentado”.