•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 20 de mayo de 1998, Real Madrid y Juventus jugaron en Ámsterdam una final de Liga de Campeones que ganó el equipo blanco por 1-0, marcando el renacimiento del club español.

Diecinueve años después se vuelven a ver las caras ambos equipos en una final de Champions, el sábado en Cardiff, en un partido cargado de simbolismo para el Real Madrid, ya que aquella final tuvo un efecto balsámico, tras décadas de reveses. 

El equipo de la capital de España, tras haber ganado las cinco primeras ediciones del torneo, entre 1956 y 1960, solo había conseguido después un sexto trofeo en 1966.

Habían pasado 32 años desde que el Real Madrid no lograba ganar el título continental, esa ansiada ‘Séptima’ que se le resistía.

Y el Real Madrid pudo renacer con esa victoria por 1-0 en 1998 en Ámsterdam ante la Juventus, gracias a un gol del montenegrino Pedja Mijatovic en el minuto 67.

“El 20 de mayo de 1998 fue el día más importante de la historia del club”, afirmó recientemente el capitán del Real Madrid aquel año, Manolo Sanchís, en Radio Marca. 

El italiano Christian Panucci, lateral del Real Madrid en aquella final, recuerda el simbolismo de aquella victoria.

“Fue algo grande porque vi a la gente llorando feliz después de 32 años esperando. Había cuatro millones de personas por el Paseo de la Castellana”, en las celebraciones posteriores al partido, señaló el italiano en una entrevista a la Cadena Cope. 

Final de 1981 y semifinal de 1988 

En 1981, el Real Madrid había perdido la final contra el Liverpool en el Parque de los Príncipes de París (1-0), mientras que en 1988, con la famosa Quinta del Buitre, cayó en semifinales contra el PSV Eindhoven, que se impondría en la final por penales al Benfica.

En aquel año de 1988, el Real Madrid de la Quinta del Buitre, formada por Emilio Butragueño, Miguel González ‘Michel’, Manuel Sanchís, Rafael Martín Vázquez y Miguel Pardeza, que ese año ya estaba en el Zaragoza, realizó una muy buena campaña europea.

Tras haber ganado la Copa de la UEFA, ahora Europa League, en 1985 y 1986, ese Real Madrid parecía destinado a ganar la Copa de Europa, ahora Champions league, de 1988, tras haber eliminando al Nápoles de Diego Maradona en dieciseisavos, al Oporto en octavos y al Bayern Múnich en cuartos.

Aquel Real Madrid, en el que también jugaba el mexicano Hugo Sánchez y tenía como entrenador al holandés Leo Beenhakker, empató en semifinales en casa (1-1) con el PSV de Guus Hiddink y volvió a igualar en Eindhoven (0-0).

Pese a dominar ambos partidos y gozar de muchas más ocasiones, perdió la oportunidad de reencontrarse con el éxito en la Copa de Europa, ya que el PSV pasó por el valor doble de los goles en campo contrario en caso de empate.

La era de Florentino Pérez 

El Real Madrid tendría que esperar otros diez años, hasta 1998, para ganar la ansiada ‘Séptima’, bajo el mandato del presidente Lorenzo Sanz.

Tras la sequía de 32 años, a las seis primeras el Real Madrid añadió cinco más, hasta tener once, ya que a la lograda en 1998 se unieron otros cuatro títulos europeos, en 2000, 2002, 2014 y 2016, todas bajo el mandato de Florentino Pérez.

El nuevo mandatario del Real Madrid instauró la política de fichar ‘cracks’, con un modelo económico basado en el dinero que generan las estrellas.

De esta manera, fueron viniendo Luis Figo, Ronaldo Nazario, David Beckham y Zinedine Zidane, y últimamente Cristiano Ronaldo y Gareth Bale.

Zidane había perdido dos finales consecutivas de Champions con la Juventus, en 1997 y 1998, esta última ante el Real Madrid, y llegó al equipo blanco en 2001 con la intención de sumar ese título europeo de clubes que faltaba en su palmarés, tras haber ganado con su selección un Mundial y una Eurocopa.

Y ese título de Champions con el Real Madrid lo consiguió en 2002 en Glasgow en una final ante el Bayer Leverkusen en que el francés marcó un bonito gol que significaba la victoria por 2-1.

Zidane es el único superviviente de aquella final entre Juventus y Real Madrid de 1998. Aunque ha cambiado de equipo.

Aquella final le hizo sufrir. No se imaginaba que sus mayores éxitos de clubes llegarían con el equipo blanco.