•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El británico Andy Murray, número uno del mundo, no logró acallar las dudas que arrastra su temporada en su debut en Roland Garros, donde superó la primera ronda pero cedió un set ante el ruso Andrey Kuznetsov, 73 del ranking, mientras que el suizo Stan Wawrinka, tercer favorito, arrasó en su primer partido.

Murray necesitó de dos horas y media de juego y de cuatro set para vencer a un tenista teóricamente muy lejos de su nivel, al que acabó derrotando por 6-4, 4-6, 6-2 y 6-0.

No fue una entrada en materia tan traumática como la que vivió el año pasado, cuando tras haber efectuado su mejor año sobre tierra batida precisó de un duro partido de cinco set para vencer al correoso checo Radek Stepanek.

Un inicio de aventura que acabó luego en su primera final en París, que perdió contra el serbio Novak Djokovic.

En esta ocasión, Murray, que llega a Roland Garros con expectativas más modestas tras haber completado una mala temporada sobre arcilla, mostró que las dudas que pesan sobre su tenis son reales.

“Había mucho viento y él ha atacado muy pronto la bola, por eso he tenido que arriesgar y eso me ha llevado a cometer muchos errores”, se justificó Murray.
Su siguiente rival será el eslovaco Martin Klizan, que ganó al francés Laurent Lokoli, invitado por los organizadores, por 7-6(4), 6-3, 4-6, 0-6 y 6-4.

Triunfo relajado

Wawrinka, tercer cabeza de serie y finalista en 2015, tuvo un debut más placentero contra el eslovaco Jozef Kovalik, procedente de la fase previa, a quien derrotó por 6-2, 7-6(6) y 6-3 en una hora y 57 minutos.

Asentado en el juego que le permitió apuntarse la semana pasada el torneo de Ginebra, el único de su temporada, el helvético avanzó con paso firme en el torneo.

Su siguiente rival será el ucraniano Alexandr Dolgopolov, verdugo del argentino Carlos Berlocq por 7-5, 6-3 y 6-4 en dos horas y 10 minutos. La gran sorpresa del torneo la protagonizó el alemán Alexander Zverev, noveno cabeza de serie, pero considerado como el más talentoso representante de la nueva generación del tenis que llega.

El tenista, que a sus 20 años venció en el pasado Masters 1.000 de Roma en la final al serbio Novak Djokovic, se estrelló en su estreno en esta edición de Roland Garros contra el español Fernando Verdasco, al término de un partido atípico que acabó 6-4, 3-6, 6-4 y 6-2.

El duelo había comenzado la víspera, pero fue suspendido por lluvia y falta de luz cuando el germano había empatado a un set. El tercero, muy disputado, cayó del lado del español y eso terminó por desquiciar a Zverev, el primer ganador de Roma que no supera la primera ronda en París en 60 años.

También fue comprometido el inicio del japonés Kei Nishikori, octavo favorito, que acabó imponiéndose en cuatro sets al australiano Thanasi Kokkinakis por 4-6, 6-1, 6-4 y 6-4.

Su siguiente rival será el francés Jeremy Chardy, que venció al moldavo Radu Albot por 6-2, 6-4 y 7-6(3).