•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El crecimiento de Juan Carlos Ramírez, graduándose como abridor de los Angelinos de Los Ángeles, no admite discusión. El muchacho amplió su repertorio y aumentó su madurez, obteniendo como resultado ese picheo dominante que desde abril viene demostrando y que en este mes de mayo lució con una constancia llamativa. Al igual que con J. C., el establecimiento de Erasmo Ramírez como lanzador que responde desde cualquier rol, no da espacio para vanas discusiones, sobre todo después de que el diestro rivense consiguiera buenos resultados como relevista medio, como cerrador y como abridor. Ambos tiradores están mostrándose tan consistentes, que poner en duda que están encaminándose a una temporada de números destacados, sería una injusticia. 

Consulte la infografía haciendo clic aquí 

Este mes de mayo —que hoy cierra su telón— fue el escenario que Juan Carlos y Erasmo utilizaron para consolidarse como figuras referentes de sus respectivos equipos. J. C. forjando soberbias presentaciones desde el montículo, ha tirado las cartas sobre la mesa y les ha dejado claro a los Angelinos que pertenece a la rotación. Por su parte, Erasmo, mostrándose solvente desde cualquier rol, les ha confirmado a los Rays que en él tienen a un lanzador efectivo, consistente y de un brazo normalmente disponible. 

J. C., inmenso

De los dos, Juan Carlos fue quien más sobresalió, pues en cinco aperturas consiguió balance de 2-1 y efectividad de 2.67, consolidándose como el mejor lanzador del equipo de Los Ángeles. En 33 episodios y dos tercios admitió 34 imparables, 11 carreras (10 limpias), otorgó cinco bases por bolas y fusiló a 16 adversarios. De los incogibles que le conectaron cinco fueron trancazos de cuatro bases. 

En su primera apertura del mes, ante los Astros de Houston, salió sin decisión, pese a construir una labor de seis episodios y una carrera limpia. Luego, ante los Tigres de Detroit, cayó por tercera vez en la temporada, víctima de un ataque de cinco anotaciones en las dos primeras entradas. Posteriormente, limitó a dos rayitas en siete innings a los Medias Blancas de Chicago, lo que no fue suficiente para apuntarse la victoria. A continuación, con un trabajo de 6.2 entradas de solo dos anotaciones, consiguió su primer éxito del mes ante los Rays de Tampa Bay. Luego, en su siguiente apertura realizó una brillante presentación de siete episodios en la que los Marlins solo pudieron fabricarle una carrera sucia, adjudicándose su quinto triunfo de la temporada y dejando constancia de su calidad como pistolero abridor. 

Erasmo, siempre cumplidor

En mayo, este volvió a demostrar porqué en Estados Unidos lo reconocen como un lanzador utility. En nueve juegos, tres de ellos como abridor, consiguió una victoria, la tercera de la campaña; sostuvo la ventaja de su equipo en cuatro ocasiones, llegando a seis juegos sostenidos (Holds) en el 2017, y salvó su primer juego del año, arribando a tres en su carrera en Grandes Ligas. Ramírez cerró el mes con una efectividad de 4.79, averiada en gran parte por las cuatro carreras que recibió en menos de tres innings en su última apertura ante los Rangers de Texas. 

En resumen, en 20 entradas y dos tercios el rivense permitió 21 imparables (2 HR) y consintió once carreras limpias, además de regalar cinco pasaportes y propinar 15 ponches en mayo, mismo mes en el que con su salvamento ante los Mellizos de Minnesota el pasado lunes y su apertura contra Texas un día después, se convirtió en el primer pícher desde 1984, que en días consecutivos salva un juego y abre otro. De tal forma que no hay manera de negar lo útil que Erasmo es para los Rays, sin importar el rol para el cual lo usen. Es precisamente eso lo que ha hecho de él un carabinero de referencia en Las Mayores.