•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una firma falta para que el combate entre Alexander Espinoza (14-0-1, 7 nocauts) y Dixon Flores (14-5-2, 4 nocauts) se convierta ahora sí en realidad. Ya hay acuerdo entre los apoderados de cada uno, Marcelo Sánchez y Rosendo Álvarez, también los boxeadores aceptaron subirse al ring, ahora solo existe un pequeño problemita por solucionar: la promotora que montará el combate y la bolsa de cada uno de los peleadores. La fecha tentativamente del duelo es el 17 de julio.

Flores es un rival al que Espinoza ha querido enfrentar desde hace más de un año. Alexander un prospecto en proceso de ebullición, considerado el mejor 118 libras del país, cree que derrotar a Dixon le pondría la cereza a su récord invicto contra peleadores nacionales. Tanto le emociona pelear con el chontaleño apodado “La Esperancita” que está dispuesto a exponer su cetro Fedelatin, avalado por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

“No me gusta andar retando, pero dicen que Dixon aceptó el combate. Espero se haga realidad, hasta que no vea el contrato firmado prefiero no dar todo por hecho, puede cambiar de opinión. Sería muy buena pelea, él ha sido uno de los mejores 118 libras del país, tiene un buen nivel. De mi parte siempre voy de menos a más, Dixon es un muchacho aguerrido, le gusta ir hacia adelante, eso me gusta, no tiene miedo, es un chontaleño dispuesto a morir en la raya. El pleito sería un choque de trenes, de titanes”, dijo Espinoza que exaltó las virtudes de Flores.

“Dixon a veces boxea, pero cuando se siente más fuerte va para adelante. Siempre he querido enfrentarlo, es un boxeador de nombre, eso me motiva muchísimo. No sé si va a sentir mi pegada, o no, pero en dependencia de eso será su actitud en el ring”, agregó. 

Objetivo: pelear afuera

Espinoza espera que Flores sea el último rival nacional que enfrente para luego dar el salto en busca de pelear en el exterior o enfrentar a contrincantes extranjeros. “Me siento capaz de pelear en el extranjero, pero me están manejando de una buena manera, mis apoderados saben lo que es mejor, primero debo barrer la casa. Nunca he dicho que en Nicaragua no hay rivales, lo que sí he dicho es que deseo experimentar el enfrentar a rivales de afuera”, aclaró. 

“Me hace falta aprender mucho como boxeador pero gracias a Dios que me puso a Bayardo Martínez, mi entrenador de cabecera, y a Guillermo ‘Polvorita’ Martínez. Bayardo me ha enseñado mucha técnica y desplazamientos. Ahora tengo más explosividad. Mi preparador físico Wesley Tiffer me está sacando pegada y definición”, finalizó el “Supernova”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus