•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un gol del atacante Gilbert Álvarez (59’), tras asistencia magistral de Raúl Castro, permitió a la selección de Bolivia doblegar por la mínima a la de Nicaragua (0-1), anoche en el Estadio Nacional de Futbol. La efectividad de los sudamericanos en el segundo tiempo, marcó el resultado de un partido que exhibió las virtudes de la tropa pinolera en el primer tiempo y que favoreció a la boliviana en el segundo. La victoria por la mínima de La Verde, invita a creer que el próximo 7 de junio, en Yacuiba, el técnico Mauricio Soria tendrá que arriesgar más para doblegar con autoridad a la aguerrida tropa que dirige Henry Duarte. 

Totalmente a tono en la transición del esférico, moviéndolo a placer ante la parsimonia del rival, cuya imagen contrastaba significativamente respecto a la del grupo que venía de vencer 2-0 a Argentina hace dos meses, la tropa pinolera lanzó serias advertencias a la cabaña que defendía el arquero Carlos Lampe, titular indiscutible de La Verde. Cuando apenas transcurría el minuto 10’, Chavarría, abriéndose espacio entre dos zagueros, recibió un balón filtrado de Pinell, y sacó un remate potente que se estrelló en el larguero, ahogando por primera vez el grito de gol de la fanaticada nicaragüense.

Siete minutos más tarde, Daniel Cadena intentó abrir el marcador con un disparo desde el borde del área grande, que para fortuna de los bolivianos se fue apenas desviado. El dominio de la Azul y Blanco continuó y con ello seguían generando ocasiones, con ideas claras de lo que pretendían, dando el pase correcto, en el momento oportuno, pero sin la efectividad que ameritaba para ponerse al frente en la pizarra. Rondando el ombligo del primer tiempo, Chavarría volvió a aparecer amenazante; esta vez impactando un balón desde fuera del área, que finalmente controló Lampe recostándose sobre su hombro derecho.

Gol lapidario 

Más clara fue la ocasión de Jorge García, el jovencito que se ha ganado la confianza del estratega costarricense Henry Duarte, quien mostrándose en ataque, ganado la espalda de los zagueros bolivianos, dominó un balón asistido magistralmente por Manuel Rosas y pisando el área sacó un disparo de zurda que coqueteó con el poste izquierdo del marco que defendía Lampe, quien tuvo más trabajo del que pudo imaginarse. Pinell, muy incidente y desequilibrante por el costado izquierdo, tuvo dos oportunidades, ambas usando como recurso el remate de media distancia.

Pese al dominio abrumador de Nicaragua, Bolivia pudo adelantarse antes de irse al descanso, de no ser porque el arquero Diedrich Téllez le ganó un mano a mano al delantero Luis Alí, que cerca estuvo de poner el 0-1, pero el contacto oportuno del guardameta provocó que el balón perdiera fuera en su recorrido y Cyril Errington llegó a tiempo para mandarlo a tiro de esquina. 

Tras el descanso, los papeles se invirtieron, siendo Bolivia la selección que controlaba las acciones. Cuando corría el minuto 59’, Raúl Castro bombeó un balón que sobrepasó a la defensa pinolera; Errington y el recién ingresado Erick Téllez perdieron el radar y el atacante Gilbert Álvarez aprovechó para empalmarlo y mandarlo al fondo de las redes, estableciendo el 0-1, premio que no consiguieron los pinoleros en el primer tiempo de sobrado dominio. 

A partir del gol, la selección sudamericana hizo alarde de su categoría, marcando el ritmo del juego, llegando con mayor claridad a la cabaña que defendía Diedrich y con más soltura en la transición del esférico. Intentó la Azul y Blanco con remates lejanos de Chavarría, Marlon López y Bryan García, el último de estos tuvo la más clara conectando un balón dentro del área que se estrelló en el pecho del guardameta Lampe. Pese al revés, la selección de Nicaragua dejó una gran imagen, digna de un grupo que participará en la Copa Oro de la Concacaf en julio próximo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus