•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con Kevin Durant y Stephen Curry echando humo, y Klay Thompson despierto, no hubo forma de frenar a los Warriors en los dos últimos cuartos, a pesar de la presencia de Multi-LeBron cabalgando encima de un triple doble (29-11-14). Imponiéndose 132-113, los Warriors tomaron ventaja de 2-0. El show de Curry, danzando frente a LeBron, desequilibrándolo antes de filtrarse y marcar, las acrobacias de Durant, quien realizó cinco bloqueos, anotó un doble desde el piso y cañoneo implacablemente entrando y desde lejos, más Thompson incorporándose al esfuerzo colectivo destructivo, proporcionaron un brillo cegador a esta victoria, inutilizando lo logrado por James.

¿PODRÁN REACCIONAR?

Curry consiguió también un triple doble (32-10 y 11), Durant (33-13-6) y Thompson (22-7-1) en la segunda faena de demolición de los Warriors, en tanto James cerraba con ese 29-11-14, cifras de su tamaño, pero el equipo necesitó más del banco, mientras Love e Irving aportaban 27 y 19 puntos, antes de regresar a Cleveland 0-2, la misma diferencia del año pasado, cuando los Cavaliers, ganando asombrosamente los tres últimos juegos, arrebataron el título espectacularmente. La pregunta es ¿volverá a repetirse esa proeza? Difícil, muy difícil.

Un ritmo frenético desde el inicio facilitó la elevada anotación 40-34 en el primer cuarto pese a las pérdidas de balón de los Warriors, no vistas en anterior duelo. El promedio perfecto 10-10 de Curry en tiros libres, para proporcionar un total de 15 puntos en los primeros 12 minutos, fue de gran ayuda para la ventaja de 6 de Golden State. La intensidad continuó en el segundo período aunque con menos precisión, imponiéndose los Cavaliers 30-27, recortando a solo tres la diferencia 67-64, cifras que graficaban lo equilibrada de la lucha, después de dos ventajas de 12 puntos de los Warriors, que hicieron peligrar lo intrigante.

WARRIORS DESEQUILIBRAN

Raramente, Curry no consiguió puntos y permaneció en los 15 del primer período, fallando en total desde el inicio, 5 intentos de 6 en busca de triples, otra rareza. Destacó entre la agitación una canasta desde el suelo lograda por Durant, que se elevó en rendimiento a 15 puntos con 4 asistencias y 7 rebotes, en tanto el incansable e incidente LeBron mostraba la mayor efectividad con 18 puntos, 9 asistencias y 6 rebotes, un olor inconfundible a triple doble.

La pequeña diferencia de 3 puntos fue ampliada a 11 por la agresividad sostenida de los Warriors, que se impusieron 35-24, con mejor manejo y más seguridad en la definición, con Durant y Curry alcanzando 24 y 27 puntos, mientras LeBron cerraba el tercer periodo con 27 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes, garantizando el triple doble en otra de sus actuaciones redondas. Los Warriors pisaron el acelerador en el cierre y terminaron estrangulando a los Cavaliers 132-113, inclinando la final de su lado, tratando de olvidar lo ocurrido en el 2016.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus