•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el juego que los Astros de Houston y los Reales de Kansas City empataban a siete carreras hasta la hora de nuestro cierre, el nicaragüense Cheslor Cuthbert fue titular en la tercera base e iba de 4-1, con una carrera impulsada y una anotada, mejorando su promedio ofensivo a .186 puntos. 

En su primera visita al cajón de bateo, el nicaragüense no fue paciente y se fajó al primer lanzamiento, fallando en un elevado a la zona de las paradas cortas. Ante el novel abridor de los Astros, el dominicano David Paulino, quien realizaba la tercera apertura de su carrera en el mejor beisbol del mundo,  Cuthbert decidió hacerle swing a una bola rápida de cuatro costuras que viajaba a 93 millas por hora, haciendo una conexión que le valió para ser el tercer out de la segunda entrada y bajar su promedio ofensivo a .179 puntos. 

A este encuentro Cuthbert llegó exhibiendo un promedio de .400 en los enfrentamientos particulares con los Astros en el 2017, producto de dos imparables en cinco turnos, incluyendo entre sus cañonazos un jonrón ante el estelar Dallas Keuchel. Sin embargo, ayer ante Paulino, luciendo desajustado, no pudo sacar la pelota del cuadro en su segundo viaje al pentágono. Tras hacerle swing a los dos primeros envíos sin poder tocar la bola, el costeño decidió fajarse con un slider de aproximadamente 85 millas y volvió a fallar en elevado a las manos del short stop Carlos Correa. Para entonces los Astros ganaban 7-2. 

Cheslor volvió a retar a Paulino en la sexta entrada y con cuenta de cero envíos malos y dos strikes apenas logró conectar la pelota, fallando por tercera vez consecutiva en elevado a manos de Correa y desmejorando su promedio ofensivo a .174. Hasta el momento no había señales de vida en Cuthbert, pero en su cuarto turno, el posible último de la noche, conectó un sencillo al jardín derecho y empujó la cuarta anotación de los Reales, enviando señales de vida.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus