•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una lesión apartó a Radamel Falcao de la selección colombiana. En su mejor momento, cuando volvió a ser el jugador que hace tiempo asombró al planeta futbol, la enfermería llamó a su puerta y tuvo que parar para perderse dos encuentros de clasificación para el Mundial de Rusia.

Exactamente, se despidió momentáneamente de Colombia el pasado 17 de marzo. Su entrenador, José Pekerman, perdió a una de sus figuras para los partidos frente a Bolivia y Ecuador. Ese parón no afectó al Mónaco, que pudo contar con su jugador para los cuartos de final y las semifinales de la Liga de Campeones ante Dortmund y Juventus. No llegó al cien por ciento de forma y el cuadro francés acabó cediendo ante los italianos.

Sin él, Colombia sobrevivió y ganó sus dos encuentros. El Mónaco, con Falcao a medio gas, aunque no logró completar su ambicioso sueño europeo, aguantó la presión del París Saint-Germain para ganar la Ligue 1 de Francia.

Cuando acabó el curso, Falcao consiguió volver a las cifras del Atlético de Madrid. Aquellas lesiones que no le dejaron triunfar en su primera etapa en el Mónaco, y en el Chelsea después, han quedado olvidadas. En total, certificó 30 goles en 43 partidos oficiales, muy cerca de los 36 que marcó en 50 partidos en la temporada 2011/12.

El colombiano se encuentra en una segunda juventud y acaba de renovar hasta 2020 con el Mónaco. El club del principado ha decidido confiar en su futbolista, aunque su renovación podría ser el principio de su salida. Falcao quiere volver a una de las tres grandes ligas, Alemania, España o Inglaterra, y el Mónaco no quiere que se vaya gratis.

Pero mientras se asienta en el Mónaco o sale del club, Colombia vuelve a sonreír con la presencia del “Tigre” a las órdenes de José Pekerman, que cuando se lesionó Falcao lamentó su ausencia: “Disfrutábamos de él, es una pena que no esté con nosotros”, dijo justo después de enterarse de que el delantero no podría jugar dos encuentros de clasificación para el Mundial de Rusia.

Motivado

Menos de tres meses de aquel contratiempo, Pekerman vuelve a sonreír con la presencia de Falcao para el par de compromisos amistosos que tiene apalabrados Colombia. Pero Falcao no lo hará solo. Tendrá como compañero a alguien muy especial: Teófilo Gutiérrez.

Si la mala racha de lesiones alejó a Falcao del combinado cafetero, Teo, fuera de las convocatorias, volvió a ellas después de volver a tener continuidad con la camiseta de Rosario Central, equipo con el que recuperó su mejor nivel.

La presencia de ambos en plena forma no es ninguna tontería para Colombia. Los dos formaron parte de la delantera que condujo con brillantez al cuadro sudamericano hacia el

Mundial de Brasil 2014, en el que hicieron un gran campeonato con James como principal protagonista.

España no solo tendrá que sujetar a James. También a una pareja que si está al cien por ciento y coincide sobre el campo, podría hacer mucho daño a los hombres de Julen Lopetegui.

El “Tigre” está de vuelta con Colombia y rugirá junto a su más fiel escudero, Teófilo Gutiérrez.