•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con cinco puntos clave de Kevin Durant en el último minuto de juego, los Golden State Warriors se colocaron a un paso de reconquistar el título de manos de los Cleveland Cavaliers al vencerlos este miércoles 118-113 en el tercer partido de la Final de la NBA.

Con este triunfo, los Warriors se pusieron a ley de una victoria sobre Cleveland, que el pasado año le ganó la final (4-3) en siete reñidos juegos. Durant, que terminó con 30 puntos, acercó a los Cavaliers 113-111 con una canasta a 1:15 minutos del final, y les puso delante 114-111 con un triple a 45 segundos del adiós.

Acto seguido anotó dos tiros libres, y Stephen Curry se encargó de liquidar el partido con otro par de cobros, luego de que el astro LeBron James perdiera el balón con 10 segundos por jugar, al poner el pie detrás de la línea de juego.

Curry terminó con 26 puntos, 13 rebotes y 6 asistencias, y Klay Thompson añadió 30 cartones y encestó 6 de 11 triples. Por los Cavs, James volvió a ser el más destacado con 39 unidades, 11 tablas y 9 asistencias, seguido del base Kyrie Irving con 38 cartones.

Vuelan alto 

La victoria permite a los Warriors mantener el invicto en los playoffs con 15-0. Con este panorama, si los Warriors triunfan este viernes en la Quicken Loans Arena, volverán a saborear la gloria en lo más alto del mejor baloncesto del mundo.

El juego de anoche fue el más reñido de la serie, prueba de ello es que la diferencia fue de cinco unidades, contrario a los 22 puntos del primer duelo y a los 19 del segundo.

El dramatismo se apoderó en el último cuarto cuando a 12 segundos del final, Golden State aventajaba a los locales por tres puntos.

Al final la ofensiva de los Cavs no surtió efecto y le permitió a los visitantes salir con el pecho inflado del escenario en el que mañana (7 p.m.) podrían salir aún más erguidos.

Steve Kerr tuvo un equipo que supo manejar los nervios al ir abajo en ciertas partes del juego, incluso a escasos minutos de llegar al final del compromiso. Se repuso y pudo quedar ahora a tan solo un paso de volver a tener el trofeo.

Kevin Durant, alero de los Warriors, afirmó que deben mantener su estilo de juego para poder ser campeones este mismo viernes.

“Queríamos pelear y mantenernos arriba, aunque sabíamos que ellos venían con todo. Estamos muy entusiasmados por el trabajo que hemos hecho. El trabajo fue duro y habrá que hacerlo de nuevo si queremos liquidar esto”, dijo Durant a la cadena internacional ESPN.