•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ahora todos sabemos quien es Scooter Gennett. El pelotero de 27 años obtenido por los Rojos de Cincinnati vía Waivers el 28 de marzo, permanecía sigilosamente oculto, hasta que la noche del martes se convirtió en apenas el 17 artillero capaz de conectar cuatro jonrones en el mismo juego. Golpeando con la proeza las puertas de lo improbable, Gennett saltó bruscamente a la notoriedad atacando implacablemente el pitcheo de los Cardenales de San Luis con cinco hits en cinco turnos, cuatro de ellos hacia el más allá, por encima de las verjas, impulsando 10 carreras. Una actuación descomunal que ya hubieran querido proporcionar Barry Bonds, Babe Ruth o Hank Aaron. 

Saliendo de la nada, Gennett terminó con una sequía de cinco años. Después de Josh Hamilton el 8 de mayo del 2012, demoliendo brazos desde el cajón de bateo de los Rangers, no se había visto un bateador de cuatro jonrones. Así que Gennett nos envió a todos a escarbar en el rincón de los archivos y saltar hacia las computadoras, para descubrir que Bobby Lowe, en el lejano 1894, se bajó de una carabela imaginaria gritando ¡aquí estoy! convirtiéndose en el primer bateador de cuatro jonrones en la historia. Después de Lowe a lo largo de más de un siglo, hay otros 16 fabricantes de huracanes en días o noches de mayúscula turbulencia, entre ellos, el boricua Carlos Delgado, único latino.

En 1896, Ed Delahanty de los Filis, fue el segundo en descargar cuatro trancazos, y fue necesario esperar hasta el 3 de junio de 1932, para ver a Lou Gehrig de los Yanquis, el legendario “Caballo de Hierro”, estremecer el planeta beisbol con otros cuatro. En un año en que los Yanquis barrieron a los Cachorros en la Serie Mundial, Gehrig cumplidos 29, era colocado como cuarto bate, detrás de Ruth y delante de Lazzeri y Dickey. Es el único de los “Bombarderos del Bronx” en la lista. Scooter Gennett, bateador que debutó en el 2013 apareciendo en 69 box scores de los Cerveceros, nunca soñó con semejante desborde ofensivo. El año pasado, en 136 juegos, disparó 14 jonrones.

¿Quieren dos nombres tan grandes como el de Gehrig entre los bateadores de cuatro jonrones? Ahí están consecutivamente Willie Mays en 1961 y Mike Schmidt en 1976, otra pausa muy extensa.