• |
  • |
  • Edición Impresa

La sexta victoria de la temporada para Juan Carlos Ramírez no fue producto de una presentación dominante, sino del desborde ofensivo de los Angelinos de Los Ángeles, que en el quinto episodio, con un ataque de cuatro carreras, cambiaron un adverso 4-1 por un favorable 5-4, salvando de su quinta derrota del año al nica, quien sin forjar un trabajo soberbio fue el ganador de un encuentro que finalizó 11-4.

Juan Carlos, quien con su figura imponente subió al montículo del Comerica Park para retar a la fiera artillería de los Tigres, lucía confiado, hasta se perfilaba desafiante. Mas no sabía en ese momento que el fantasma de la vulnerabilidad volvería a visitarlo en tan solo el arranque del encuentro. Los tres primeros hombres que enfrentó leyeron correctamente sus envíos y lograron ponerlo atrás en el marcador. Ian Kinsler conectó sencillo y se robó la segunda almohadilla, Alex Ávila recibió base por bolas y el temible Miguel Cabrera ligó imparable al bosque derecho, poniendo la pizarra 1-0. Por octava ocasión en sus 11 aperturas, el nicaragüense permitía que los rivales le marcaran en la primera entrada.

Se repite la historia

Tras esa ofensiva rápida y efectiva, J.C. logró retirar en fila a Víctor Martínez, J.D. Martínez y Justin Upton. Sin embargo, en la segunda entrada volvió a ser atacado y esta vez con mayor contundencia. Nicholas Castellanos le conectó la pelota con tanta furia que la hizo viajar al otro lado del jardín derecho, firmando el 2-0. Acto seguido logró dominar a Andrew Romine y Dixon Machado, pero Kinsler y Ávila conectaron dobletes consecutivos que produjeron la tercera anotación felina. En ese instante, Ramírez seguro recordó el juego del 11 de mayo, cuando los Tigres le anotaron cinco veces y le conectaron dos jonrones en las primeras dos entradas. La historia volvía a repetirse.

En el tercer inning, con los Angelinos acercándose 3-1, Ramírez siguió titubeante. Un doble de Víctor Martínez y un sencillo de Castellanos se combinaron para que Detroit se alejara 4-1. Fue hasta en el cuarto episodio que J.C. pudo evitar que le marcaran, no así que los Tigres amenazaran con hacerlo. Romine y Machado le pegaron sencillos consecutivos, propiciando un contexto de tensión en el campamento de los Angelinos. Sin embargo, Juan Carlos reaccionó a tiempo y retiró en fila a Kinsler, Ávila y Cabrera, evitando que el rival ampliara la ventaja.

Angelinos despiertan

De pronto, en una sola entrada, la quinta, el encuentro cambió de rumbo y de dueño. La ofensiva de los Angelinos descifró al abridor Michael Fulmer y con un ataque de seis imparables y cuatro carreras le dieron vuelta al marcador, estableciéndolo en 5-4, salvando de la derrota a Juan Carlos, quien respondió al apoyo de su equipo retirando a los tres que enfrentó en el cierre. De esa forma le puso fin a su presentación, pues en el sexto fue relevado por Keynan Middleton. En total Juan Carlos realizó 89 picheos, 59 de ellos por la zona de strikes, recibió 10 incogibles, otorgó una base por bolas y ponchó a cuatro adversarios en una presentación en la que desmejoró su efectividad de 4.11 a 4.33.