• |
  • |
  • Edición Impresa

La selección de futbol de Nicaragua está empecinada en afinar hasta el más mínimo detalle de cara a su participación en la Copa Oro de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf), que se celebrará en julio próximo, en varias ciudades de los Estados Unidos. Por ello, tras haber sostenido dos amistosos ante su similar de Bolivia, el conjunto pinolero enfrentará a Curazao el 17 de junio, como último test, previo a sus compromisos en territorio estadounidense.

Los curazaleños, que ocupan el puesto 70 en el ranking mundial de la FIFA, tres peldaños por encima de los bolivianos, que vencieron por 0-1 y 3-2 a la Azul y Blanco; el pasado 2 y 7 de junio, respectivamente, están emparejados en el Grupo C de la Copa Oro con México, El Salvador y Jamaica. Por ende, ambos combinados nacionales chocarán con la mirada puesta en el torneo más prestigioso a nivel de selecciones de la Concacaf, torneo en el que podrían volver a medirse.

El equipo que dirige el director técnico Henry Duarte, viajará el 14 de junio a Panamá y al día siguiente partirá rumbo a Curazao. Para ese desafío, el timonel convocaría a 20 futbolistas, como lo hizo para el amistoso contra Bolivia, que se celebró en ese país sudamericano. Contra los caribeños, Duarte podría tener un panorama más claro, que de momento, de los jugadores que integrarán la Selección Mayor para la Copa Oro, certamen en el que Nicaragua participará por segunda vez en su historia, tras la edición del 2009.

Al regreso de Curazao, el estratega costarricense tendrá unos 15 días para definir quiénes serán los 23 elegidos. En ese tiempo, Duarte trabajará con los 30 jugadores que fueron inscritos en la lista preliminar que solicita Concacaf, y en la que el gran ausente es el atacante Jaime Moreno. Se espera que el zaguero central Luis Fernando Copete, quien se recupera de un desgarro en el menisco de la rodilla derecha, pueda sumarse al grupo.

Si ante Bolivia los nicas demostraron un nivel elevado de competitividad, con una filosofía clara de juego, contra los curazaleños, la asignatura es mejorar los aspectos que les impidieron reflejar en el marcador el dominio que llegaron a tener en buena parte de ambos juegos. Las características del rival, que fundamenta gran parte de su futbol en la condición física, la Azul y Blanco tendrá la oportunidad de encontrar la fórmula para superar su mayor debilidad, justamente el aspecto físico.