• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Cuando Juan Carlos Ramírez suba al montículo del Angel Stadium en Anaheim, esta noche (8:07 p.m.), para enfrentar por primera vez como abridor a los Yanquis de Nueva York, tendrá la tarea extra de dominar a dos de los peloteros jóvenes más explosivos del beisbol de Grandes Ligas: el jardinero californiano Aaron Judge y el receptor Gary Sánchez, ambos de 25 años.

Judge o Sánchez en el cajón bateo son señal de peligro inminente, pues lo han demostrado durante su corta estadía con los Mulos. Gary, quien conectó 20 bambinazos la temporada pasada en apenas 53 juegos, empujando 42 carreras, presumiendo un excelente average de .299, ha mantenido la explosividad. En lo que va de la campaña (35 juegos) ya ha tumbado la cerca en 10 ocasiones, empujado 28 carreras y presentando un porcentaje de .276.

En la otra acera se encuentra Judge, quien fue elegido el jugador de la semana en la Liga Americana al batear .500/.600/1.000, con 10 carreras anotadas, tres dobles, tres jonrones y seis remolcadas en seis juegos. El dominicano Sánchez también ya ha ganado este galardón; se lo llevó la temporada pasada en la semana que concluyó el 28 de agosto.

Judge en lo que va de la temporada resume 21 cuadrangulares, algo que le ha permitido ganarse rápidamente el corazón de la fanaticada neoyorquina. Además el joven pelotero empuja 47 carreras y batea para .344, sin incluir el partido de ayer.

Ramírez desmejora

Los trabajos de Ramírez como abridor han venido perdiendo calidad paulatinamente, basta decir que en su apertura contra los Tigres de Detroit, el pasado jueves 8 de junio, el nica obtuvo la victoria más complicada desde que los Angelinos le dieron el rol de abridor, al permitir 10 imparables y cuatro carreras limpias en apenas cinco episodios laborados. El bateo de los Angelinos salió al rescate del pinolero, para que se agenciara su sexta victoria de la temporada.

Los Yanquis, líderes de la División Este de la Liga Americana con foja 37-23, sin incluir la jornada de ayer, se ubicaban en el segundo lugar en cuanto a bateo colectivo con average de .275. Son el equipo que más cuadrangulares conecta en el Big Show con 102 bambinazos, factor al que debe ponerle mucha atención el nica durante los primeros episodios, pues los innings iniciales han sido su talón de Aquiles.

Ramírez tiene balance de 6-4, con 4.33 de efectividad, permite 12 cuadrangulares y poncha a 54 rivales este año.