• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Seguramente, cada vez que recuerda su pelea con Román “Chocolatito” González, el púgil azteca Carlos Cuadras, se siente cargado de fatiga, y de frustración. No pudo resolver la insistente y por momentos agobiante, capacidad de agresión del nicaragüense. Román estaba siempre ahí, disparando sus puños, empujándolo hacia atrás, haciéndolo olvidarse de aquella advertencia que buscaría el nocáut tomando todos los riesgos. Fue esa una noche extremadamente exigente para Cuadras, invicto, ansioso de un salto espectacular a la notoriedad, algo que consiguió por encima de la derrota sufrida, ofreciendo un gran combate.

“EL GALLO”, MEJOR BOXEADOR

En las puertas de un combate con Francisco “Gallo” Estrada, que debe resultar muy atractivo dadas las características de ambos peleadores, y programado en la misma cartelera que presentará la obligada revancha “Chocolate”-Rungvisai, el largamente molesto Cuadras dijo que “El Gallo” es más vivo, más inteligente y consecuentemente, un rival más difícil que Román, considerando si, que el pinolero pega más, lo cual le facilita poder fajarse abiertamente con Estrada, algo que trató de evitar con Román, prefiriendo el boxeo a distancia.

Cuadras agregó que al no ser un peleador frontal y lo tanto previsible como “Chocolate”, este “Gallo” va a proponer mayores complicaciones, pero que se encuentra preparado para resolverlas. No tengo la menor duda sobre la superioridad de Estrada sobre Román como boxeador, así que el público va a disfrutar de un combate muy intenso, sin dar ni pedir cuartel, como es común entre dos mexicanos, expresó quién intenta retornar al trono de las 115 libras, venciendo a Estrada, para enfrentar al sobreviviente entre “Chocolate” y Rungvisai.

ROMÁN, AFILÁNDOSE

Mientras Cuadras considera que Román no es tan gallo, y Estrada reactiva la resistencia que le hizo a “Chocolate”, en la que yo considero la más complicada pelea del pinolero, este se encuentra afilándose convenientemente en Japón para la revancha con Rungvisai, un experto en utilizar su cabeza como un tercer puño, como lo demostró también contra Cuadras a quien le provocó un corte escalofriante en la frente, obligando a una decisión técnica que terminó perdiendo.

Así que, consciente de estar rodeado de peligros y batallando con el paso del tiempo, Román de 30 años, con 46 victorias y víctima de un atraco apuntado como revés, se concentra en lo que debería ser, su preparación más consistente. El cartel del 9 de septiembre, probablemente en Los Ángeles, podría incluir también al formidable noqueador japonés de 24 años Naoya Inoue, invicto en 13 peleas y con 82 asaltos realizados, para redondear una oferta no vista en las categorías pequeñas.