• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Aproximadamente dos meses después de enfrentarlos por primera vez, Erasmo Ramírez se medirá nuevamente a los Tigres de Detroit, equipo al que ya venció en la actual temporada y ante el cual buscará ponerle fin a una racha de tres aperturas consecutivas sin conocer el triunfo.

La última vez que Erasmo consiguió alzarse con la victoria fue el 24 de mayo, cuando con una labor de seis entradas completas, en las que admitió solo cuatro imparables y dos carreras limpias, doblegó 5-2 a los Angelinos de Los Ángeles de Juan Carlos Ramírez. Desde entonces, el nicaragüense ha sufrido un cambio radical, pasando de ser un pícher dominante a un lanzador fácilmente descifrable, tanto que ha visto cambiar su récord de 3-0 a 3-1 y su efectividad de 2.92 a 4.20.

El 29 de mayo, Erasmo salió sin decisión ante los Rangers de Texas, de quienes recibió seis cañonazos y cuatro anotaciones limpias en tan solo 2.1 episodios. Luego, ante los Marineros de Seattle, permitió siete cañonazos y otras cuatro carreras en una labor de 4.2 innings. Su última apertura fue contra los Atléticos de Oakland, quienes en 5.1 entradas le conectaron 10 incogibles, la máxima cifra que ha permitido en sus primeras seis aperturas, y le fabricaron tres carreras.

En resumen, Erasmo Ramírez tiene récord de 0-1 en sus últimos tres trabajos como abridor, en los que permitió 11 anotaciones limpias en 12.1 episodios laborados, obteniendo como resultado una efectividad de 8.18. En total recibe 23 imparables, de los cuales dos son jonrones, otorga seis bases por bolas y poncha a 12 de sus rivales. No hay manera de negarlo, estos números reflejan que Erasmo está pasando un mal momento.

Antecedente positivo

Sin embargo, es válido recordar que el rivense consiguió su primera victoria de la temporada ante los Tigres de Detroit el 20 de abril, en su primera apertura del año. En esa ocasión Erasmo presentó un dominio tan intimidante, que los felinos solo pidieron fabricarle una carrera en cinco entradas completas. Tan superior fue Ramírez, que limitó a la feroz artillería de los Tigres a solo dos imparables, conectados por Nicholas Castellanos e Ian Kinsler, este último, autor del cuadrangular que significó la única anotación contra Erasmo.

El derecho rivense enfrentará esta tarde al zurdo Daniel Norris, el mismo al que venció cuando se enfrentó por primera vez a los Tigres. El rival de Erasmo llega al encuentro de hoy exhibiendo un récord negativo de tres victorias y cuatro derrotas en un total de 12 aperturas, en las que presenta una efectividad de 4.41. En 65.1 innings permite 75 hits, admite 32 carreras limpias, otorga 30 bases por bolas y acumula 61 ponches.

Hasta antes del juego de anoche, los Tigres de Detroit ocupaban el tercer lugar de la División Central de la Liga Americana con un balance de 30 victorias y 34 derrotas. De acuerdo con las estadísticas, ocupan el puesto 13 entre los 30 equipos de Grandes Ligas con un promedio ofensivo de 254 puntos. Asimismo, se ubican en el lugar 12 con 296 carreras impulsadas y en el escalón 17 con 79 cañonazos de vuelta entera.